Un hombre fue condenado a una pena unificada de 17 años de prisión por el homicidio de un joven que en septiembre de 2019 murió tras impactar la moto que conducía contra una columna de concreto en la localidad bonaerense de Bernal, después que un delincuente le arrojara una piedra con intenciones de robarle el rodado y le hiciera perder el control, informaron hoy fuentes judiciales.

El fallo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Quilmes recayó sobre Héctor Coronel por el delito de "homicidio simple con dolo eventual" de Nahuel Zacarías (23).

Fuentes judiciales informaron a Télam que los jueces Cecilia Maffei, Marcela Vissio y Fernando Celesia le dieron 14 años por ese hecho y le unificaron la pena a 17 años por una condena anterior de tres años en suspenso.

La fiscal María de los Ángeles Attarian Mena había solicitado en su alegato la misma pena tras escuchar las declaraciones de peritos y de un testigo de identidad reservada.

El hecho ocurrió alrededor de las 22.50 del domingo 22 de septiembre de 2019, cuando la víctima circulaba a bordo de su moto por la autopista Buenos Aires-La Plata en dirección a Bernal, partido de Quilmes, donde vivía, y luego de terminar de trabajar en un local de ropa del Abasto Shopping.

Al tomar el acceso Sudeste y luego de descender en la zona conocida como "El Triángulo de Bernal", un delincuente con intenciones de robo se abalanzó sobre él y le hizo un ademán con las manos, en un intento de golpearlo con una piedra, ante lo cual el joven quiso evitarlo y perdió el control del vehículo hasta chocar contra una columna de concreto.

De acuerdo a las fuentes, Zacarías fue trasladado de inmediato en una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) al hospital Iriarte de la localidad bonaerense de Quilmes.

En el centro de salud, el joven sufrió un infarto ese lunes por la mañana y, tras ser reanimado, fue operado debido a que tenía lesionados el hígado y el bazo, lo que produjo una hemorragia interna y un shock hipovolémico, informaron familiares de la víctima.

Finalmente, mientras era operado por segunda vez, volvió a tener un paro cardiorrespiratorio y falleció a las 22, añadieron los informantes.

En un principio, la fiscal de instrucción Ximena Santoro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial de Quilmes, caratuló la causa como "homicidio preterintencional" pero luego fue recatarulada por un delito más gravoso. (Télam)