Un hombre fue condenado a 12 años de prisión por el homicidio de un empleado municipal que murió quemado cuando cerca de 50 vecinos le prendieron fuego su casa, el 2 de noviembre del 2020 en la localidad neuquina de Centenario, luego de que se viralizara por las redes sociales que su exmujer lo había denunciado por abusar sexualmente de sus pequeñas hijas.

La fiscal del caso Eugenia Titanti había solicitado dicho monto de pena de cumplimiento efectivo para Marcelo Aurelio Contreras por el crimen de Rigoberto Godoy, según informó el Ministerio Público Fiscal (MPF) de Neuquén.

Asimismo, indicó que la Fiscalía tuvo en cuenta las circunstancias en las que se produjo el hecho, ya que fue de noche, en una zona de chacras al final de una calle sin salida y mientras la víctima estaba en su casa.

También se valoró que el homicidio fue cometido con premeditación y la intervención de varias personas; y, que una vez cometido el hecho, Contreras y las otras personas impidieron que la víctima sea auxiliada.

La teoría del caso que la Fiscalía probó en el juicio fue que previo al homicidio de Godoy, Contreras y un grupo de personas realizaron una convocatoria en redes sociales para presentarse en la casa de la víctima, con el objetivo de agredirla, en represalia por un supuesto delito de abuso sexual de sus dos hijas de 5 y 9 años.

Esa noche, aproximadamente 50 personas fueron a la casa de Godoy, y Contreras y un grupo menor se acercaron a la puerta de entrada, la forzaron y arrojaron combustible sobre la víctima, para luego prenderla fuego de manera inmediata.

A raíz de la agresión, Godoy murió al día siguiente en el hospital, producto de las quemaduras.

En tanto, el tribunal colegiado declaró culpable a Contreras por el delito de homicidio simple en calidad de coautor y lo condenó a la pena de 12 años de prisión de efectivo cumplimiento.

Mientras que otras tres personas fueron halladas responsables por instigar el homicidio y recibieron condenas de 3 años de prisión efectiva.

(Télam)