Uno de los sospechosos aprehendidos por el crimen del empresario frutihortícola Emilio Giménez, asesinado de un balazo durante un intento de robo la semana pasada en la localidad mendocina de Guaymallén, fue liberado hoy por el fiscal de la causa por falta de pruebas, informaron fuentes judiciales y policiales.

Se trata de uno de los dos aprehendidos ayer durante diversos allanamientos en las localidades de Las Heras y Guaymallén, en el marco de la investigación por el crimen de Giménez (49).

Voceros judiciales y policiales informaron que uno de ellos fue liberado en las últimas horas por falta de pruebas por el fiscal de Homicidios, Carlos Torres, luego de tomarle declaración.

En tanto el otro sospechoso aprehendido, Ángel Fredes, quien cuenta con antecedentes penales, continuaba detenido a raíz de pruebas que lo involucran con el hecho, por lo que se espera que el fiscal le comunique el delito que se le imputa, indicaron las fuentes.

En este sentido, a una semana del hecho, la causa cuenta con dos detenidos, el primero, el penitenciario Cristian Rivero, quien fue imputado por el fiscal por el delito de “homicidio criminis causa”, y Fredes.

El crimen fue cometido por una banda de delincuentes que el jueves pasado por la tarde intentó robarle al empresario Giménez cuando se desplazaba en su camioneta por las calles Quintana y Jorge Newbery, de Guaymallén.

El empresario salió del Mercado Cooperativo de Guaymallén a bordo de su Volkswagen Amarok color blanco y, al detenerse en dicha esquina, fue sorprendido por los delincuentes que le cerraron el paso con dos vehículos por delante y detrás.

Ante esta situación, Giménez intentó escapar, chocó a uno de los vehículos y se subió a la vereda, pero quedó incrustado contra una reja y en ese lapso alcanzó a llamar a un amigo para contarle lo que estaba pasando.

En esas circunstancias, uno de los delincuentes comenzó a disparar y como consecuencia de ello el empresario recibió un balazo a la altura del tórax, que le provocó la muerte en forma instantánea. (Télam)