Las siguientes fueron principales frases de la primera jornada de alegatos en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa que se lleva a cabo ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores:

"De alguna manera en este hecho hubo una estrategia o una planificación de cómo iniciar el ataque" (fiscal Gustavo García)

"Los toreros se llevan la oreja del toro, eso fue dejarle el sello a Fernando" (García)

"Está acreditado que todos (por los ocho acusados) hicieron todo" (fiscal Juan Manuel Dávila)

"Hubo concurso premeditado de dos o más personas que se pusieron de acuerdo para matarlo y eligieron esa manera, con múltiples golpes de puño y patadas, sobre todo a la cabeza" (García)

"Los acusados actuaron como un bloque, como una unidad. Cada acusado aportó su colaboración, golpeó y por momentos era parte de ese cerco humano infranqueable" (Fernando Burlando, abogado del particular damnificado)

"Fernando Báez Sosa tenía una vida por delante, sueños por cumplir, que los acusados le arrebataron por la simple decisión de matar" (Burlando)

"Mataron por matar, por ganar, por un empujón, por llevarse un trofeo en la vida" (Burlando)

"La imagen de Fernando de rodillas pidiendo clemencia. Esa es la imagen que para esta representación justifica ni más ni menos el pedido de prisión perpetua para los acusados" (Burlando)

"Eran los cazadores y querían su trofeo, la conquista fue el trofeo. Fernando fue objeto de una cacería humana" (Burlando)

"Hubo voluntad de matar y por eso mataron. Tendieron esa madrugada sobre FBS un verdadero cerco humano para poder actuar sobre seguro" (Burlando).

"Los ´azotadores´ estaban ahí cerca, pegados y decidían el momento oportuno para castigar a Fernando a mansalva. Previamente lo marcaron, lo cercaron, esperaron el momento justo" (Burlando).

"Thomsen dentro de Le Brique tuvo un incidente con Fernando Báez Sosa. Sabemos que ese incidente despertó en Thomsen y en sus amigos un encono mortal en contra de Fernando, que pasó a ser la presa de los agresores" (Facundo Améndola, abogado del particular damnificado)

"Fernando Báez Sosa se encontraba en el suelo sin posibilidad de levantarse y defenderse y Thomsen desplegó contra él una fuerza inhumana para proseguir con su objetivo" (Améndola)

(Télam)