Las siguientes son las diez claves por las que el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de San Isidro absolvió a Lucila Frend por el crimen de su amiga Solange Grabenheimer, según el fallo dictado en 2011:


1. La data de muerte:

"El horario en que ocurrió la muerte de la víctima no ha podido ser establecido con el grado de certeza que este pronunciamiento requiere, y menos aún en el período seleccionado por el Sr. Agente Fiscal, esto es en el lapso comprendido entre la 1 y las 7 horas del día 10 de enero de 2007 antes bien, todo indica que la probabilidad se aleja de ese lapso".

"Con los deficientes o incompletos datos aportados en esta investigación, el horario de la muerte en el caso desde el punto de vista médico legal, como dato de certeza resulta ser tan extenso que deviene prácticamente inútil".


2. La temperatura cadavérica:

"No voy a ingresar en el tema de la temperatura, su necesidad de tomarla en el lugar del hecho con un termómetro especial, pues de hecho, más allá que exista un acuerdo general de los peritos en la importancia de esa información, lo cierto es que no la tenemos".

Click to enlarge
A fallback.

3. Lucila llegó al trabajo a las 8.35:

"Constituye un hecho no controvertido que Lucila Frend abandonó el domicilio que compartía con la víctima el 10 de enero de 2007 siendo las 7.30 para dirigirse a su trabajo en el laboratorio Glaxo ubicado en la localidad de San Fernando. Surge su arribo a las 8.35".

"Conforme lo expuesto en cuanto al horario de muerte, esa circunstancia no puede ser tenida como un indicador en su contra sino antes bien y en términos probables como desincriminante".


4. ¿Asesino zurdo o diestro?:

"El hecho podría haber sido cometido por alguien zurdo desde atrás o alguien diestro de adelante". (Lucila era zurda).

"No se puede ser concluyente respecto de la secuencia de hecho en cuanto a las lesiones se trata y la posición relativa del agresor y por ende ser concluyente sobre su mano hábil".


5. La puerta del balcón no cerraba:

"Existía una puerta balcón que no se encontraba cerrada con llave y que permitía el acceso desde el exterior por intermedio de un balcón a la obra vecina, puerta que debió al final de la diligencia ser cerrada mediante un trozo de cable".

"Esa puerta abría hacia afuera pues así lo reconoció el Sr. Fiscal en su alegato e indudablemente surge de los croquis".


6. Críticas a la Policía Científica:

"La inspección del lugar del hecho no fue lo exhaustiva que debió. Tampoco surge del peritaje de rastros que se hayan inspeccionado los lavabos en busca de manchas hemáticas y por supuesto debidamente el balcón y en ese mismo momento el acceso a la obra vecina, siendo que al día siguiente se encontraron pisadas unidireccionales en el techo que conecta el balcón de la habitación de la víctima con la obra vecina".


7. El misterio del encendedor:

"No fue posible encontrar el objeto similar a un encendedor en el lugar -aquel que dejara la impronta bajo el cuerpo de la víctima-, no descartando -como lo hizo el propio Fiscal-, que el mismo se haya perdido por una involuntaria contaminación del escenario criminal".


8. ¿Luli vio el cadáver?

"Santiago Abramovich sostuvo que Lucila Frend no subió a ver el cuerpo de Solange junto a él tal como lo afirma, pese a lo cual luego sabía en la comisaría cómo fue hallado".

"Nada descarta que Lucila Frend haya subido en todo caso luego, cuando Santiago salió del departamento a hablar por celular".


9. El mail de Solange:

"Afirmó el Fiscal que la imputada ingresó a la casilla de correo de la víctima, dando a entender que lo hizo para borrar algún mensaje incriminante, extremo no corroborado".

"Ha quedado en claro que la clave de la casilla de la víctima la poseía Lucila Frend y no su familia, lo que por sí indica bastante, pero además la familia de Solange se la pidió a ella unos días luego del hecho justamente para ingresar al correo con el mismo fin que lo había hecho Lucila, buscar algo que pueda ayudar en la investigación".


10. Velorio:

"Las circunstancias referidas a si la encartada Frend estuvo mucho o poco en el velorio, o en la primera o tercera fila en el entierro de la víctima, si llegó tarde al parecer de otro, si lloró mucho o poco, si hablaba mucho o poco, si se acercó a la familia de Solange o no, no resisten el menor análisis a la hora de atribuir un hecho criminal". (Télam)