Mientras la testigo Débora Lauces brindaba su declaración, el juez Esteban Andrejin levantó su mirada hacia dónde se encontraban los pocos periodistas que siguen cada una de las audiencias del debate junto a algunas personas que ya declararon en el juicio.

En ese momento, y sin mediar palabra, le pidió a una mujer que se retirara de la sala al observar que filmaba la audiencia con su celular escondido en una cartera.

El integrante del tribunal solicitó que se tomaran los datos de la mujer para que no vuelva a ingresar al debate.

Esta mujer estaba junto a la testigo María José Díaz Herrera, quien asistió a varias audiencias y acompañó a declarar a su marido, Nicolás González del Cerro.


----

Más testigos en cada audiencia


Al terminar la segunda declaración testimonial de esta jornada, el presidente del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro, Federico Ecke, solicitó a la fiscalía que en las próximas audiencias "haya entre cinco y seis testigos" por día, para "no llegar a diciembre".

De esta manera, los fiscales encabezados por Patricio Ferrari acordaron presentar una mayor cantidad de testigos por día, en las audiencias que comenzarán a las 10.30 y finalizarán a las 17.


----

El saludo de una testigo a Nicolás Pachelo


La testigo María Jimena González Jausoro ingresó vestida de jeans y zapatillas, y se sentó frente al tribunal. Dijo que su hijo mayor fue compañero de colegio del primogénito de la pareja entre Pachelo e Inés Dávalos, por lo que "pegó buena onda" con ellos.

En un momento de su declaración dijo que Dávalos "era una rebuena mamá pero de otro estilo…quizás era media boluda en algunas cosas, decía muchas boludeces y Nico le decía 'no digas más boludeces'".

Antes de retirarse de la sala, saludó a todas las partes y miró a Pachelo, quien estaba sentado detrás de sus abogados, y con un gesto con su mano izquierda lo saludó para despedirse. (Télam)