La Justicia de Mendoza analiza la posibilidad de trasladar a un hogar o una clínica contra las adicciones al adolescente de 14 años investigado por el femicidio de una chica de 15, cometido el martes último en el departamento de Maipú, dado que por su edad es inimputable.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) mendocino informó hoy que ante esta situación, la Fiscalía de Homicidios pasó el expediente por el crimen de Lucía Inés Fernández (15) al fuero de Menores.

A su vez, desde el MPF aclararon que "el hecho atribuible al menor de 14 años (femicidio) no tiene relación con una denuncia de posible abuso sexual informada por la mamá de la víctima el 9 de abril de este año sobre un hecho acaecido aparentemente el 1 octubre del año 2020".

En esta causa, "a pesar que la Fiscal de Instrucción activó en el momento mismo de la denuncia, los protocolos propios para las denuncias de abuso sexual, pedido de investigación a la División de Delitos Sexuales de la Policía de Mendoza y pericias, no se pudo determinar el abuso referido atento al tiempo pasado", se indicó.

Asimismo, se informó que hubo "tres situaciones distintas donde la menor se ausentó de su hogar, y en una de ellas es donde supuestamente se habría consumado el abuso denunciado".

Lucía fue hallada el martes por la tarde en una zona semirrural de la localidad de Maipú con golpes en la cabeza y varias cuchilladas, y tras el femicidio las sospechas recayeron sobre el adolescente de 14 años, compañero de escuela de la víctima y que fue apresado en su casa por la Policía y puesto a disposición de la Justicia.

La adolescente fue atacada en una finca ubicada en Pueyrredón al 4.000, en el distrito de Rodeo del Medio, a unos ocho kilómetros de la capital provincial, y según testigos había sido vista horas antes con el menor investigado.

De las primeras pericias surgió que la adolescente fue asesinada de siete puñaladas y golpes en el rostro e investigan si además fue abusada sexualmente.

Los niños, niñas o adolescentes menores de 15 años son inimputables según lo establece la ley 22.278, que regula el Régimen Penal de la Minoridad.

Para esta ley, un menor no es punible y por lo tanto no puede ser perseguido judicialmente, no puede ser detenido, ni se iniciaría una causa penal en su contra, aunque el caso sea investigado.

Por ello quedan bajo la órbita de la Justicia de Menores y los Equipos Técnicos Interdisciplinarios (ETI) y pasan a algún hogar de menores hasta que se decida la restitución a sus familiares.

(Télam)