Dos hombres quedaron imputados hoy con prisión preventiva por el crimen del comerciante jujeño Carlos Roberto Villa (39), cuyo cadáver fue hallado el pasado martes con signos de estrangulamiento y dentro de bolsas en un barranco de las Serranías de Zapla luego de permanecer desaparecido una semana, informaron fuentes judiciales.

El fiscal Diego Cussel confirmó que los detenidos son dos hermanos y que quedaron imputados por el delito de "homicidio criminis causa", es decir aquel crimen que se comete para ocultar otro delito, en este caso el robo de la camioneta de la víctima.

Los detenidos serán indagados en las próximas horas y, según el fiscal, "se cree que eran conocidos de la víctima".

Carlos Roberto Villa (39), quien trabajaba en la venta de vehículos, fue hallado el martes pasado cerca de las 3 de la madrugada en las Serranías de Zapla, dentro del departamento Palpalá, tras la declaración de un testigo en una dependencia policial, quien dijo que la víctima había sido trasladada hasta ese lugar y arrojada en un barranco.

Ese testigo no quedó detenido, aunque aún se intenta determinar si tuvo algún tipo de vinculación con el hecho, dijeron las fuentes.

En tanto, el fiscal cree que los dos hermanos detenidos intentaron vender la camioneta de la víctima.

Según la autopsia, Villa murió a las pocas horas de que la familia denunciara su desaparición, como consecuencia de una "estrangulación con un lazo", según precisó el fiscal y detalló que el fallecimiento data de las primeras horas del 1 de julio, es decir, cinco días antes que fue hallado su cadáver.

Villa, apodado "El Chino", salió de su domicilio el pasado 30 de junio con la intención de vender un vehículo ya que había recibido el llamado telefónico de un supuesto interesado.

Su camioneta 4x4 que le robaron aparentemente fue vendida a un tercero, quien se presentó espontáneamente a entregarla luego de ocurrido el crimen, por lo que el rodado fue secuestrado y será sometido a peritajes.

Con el paso de las horas y ante la ausencia de respuestas de los mensajes que le enviaban, sus familiares realizaron la denuncia por su desaparición, por lo que comenzó su búsqueda.

El hombre asesinado residía en el barrio Alto Comedero, de San Salvador de Jujuy y sus familiares realizaron el martes una marcha en el centro de la capital jujeña para reclamar justicia.

(Télam)