El abogado Gregorio Dalbón, quien representa a los padres de Lucas González, el adolescente asesinado por policías porteños en noviembre del años pasado, aseguró hoy, al conocerse que la causa fue elevada a juicio oral, que "la familia solo espera justicia y rápida".

"Estamos en condiciones de iniciar un juicio histórico. Por la cantidad de involucrados y la perversidad de los encubridores", dijo Dalbón a Télam

"Igualmente seguimos trabajando para que los que quedaron con falta de mérito que manipularon el arma, Lorena Miño y Micaela Fariña, paguen por su evidente participación en la presente causa", dijo en referencia a otras dos policías que fueron imputadas por encubrimiento, pero están con falta de mérito en el expediente.

El abogado comentó que Cintia López, la madre de Lucas que en febrero tuvo un intento de suicidio, "no está bien aún y sigue con graves problemas psiquiátricos", aunque aclaró que "la fuerza de Héctor, su marido, y de los padres y sobrevivientes de esta tragedia es extraordinaria". (Télam)