La Corte Suprema de Justicia de la Nación dejó firme la pena de prisión perpetua para un hombre condenado por el femicidio de su expareja y madre de su hija, Yésica Campos, quien a fines de 2014 fue descuartizada y enterrada en la localidad rionegrina de El Bolsón.

El máximo tribunal del país rechazó por "inadmisible" un recurso de queja presentado por la defensa del condenado Cristian Maldonado (43) para revisar el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Río Negro, que había confirmado la sentencia dictada en en 2018.

A su vez, la Corte desestimó la "presentación directa" de la defensa en un fallo firmado por el presidente del máximo tribunal, Horacio Rosatti, y los ministros Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

De esta manera quedó confirmada la sentencia del primera instancia del Tribunal Oral de Bariloche que consideró a Maldonado culpable del "homicidio agravado por su comisión contra quien ha mantenido una relación de pareja y por ser perpetrado por un hombre a una mujer mediando de violencia de género".

Los restos de la víctima fueron encontrados enterrados el 8 de febrero de 2015 en un descampado en inmediaciones del Barrio "Almafuerte", en El Bolsón.

Si bien no se pudo determinar exactamente la data de muerte, de acuerdo con los peritos que declararon en el juicio, el crimen fue cometido entre 30 y 40 días antes al hallazgo del cuerpo descuartizado de la joven madre.

De hecho, la última comunicación de Yésica se registró la tarde del 28 de diciembre de 2014, cuando llamó a su madre Fabiana Córdoba para avisarle que regresaría a la localidad rionegrina de Río Colorado, de donde era oriunda.

Por su parte, Maldonado aseguró en el debate que él era inocente.

El hombre siempre sostuvo que Yésica había regresado a Río Colorado y dejado a la pequeña hija de ambos al cuidado de él, pero el tribunal calificó esa versión como "ilógica y disparatada".

De acuerdo con los investigadores, Yésica y el ahora condenado se conocieron en la provincia de Córdoba, donde ambos estudiaban e iniciaron una relación y tuvieron a su hija; pero tiempo después se separaron y ella regresó a Río Colorado.

A fines de diciembre de 2014, Maldonado viajó hasta esa localidad y la convenció de que se fuera con él y con la hija de ambos a El Bolsón, aunque días después ella se arrepintió.

En tanto, luego de la supuesta desaparición de Yésica, el hombre se radicó nuevamente en Córdoba, junto a su hija, y fue detenido por primera vez en mayo de 2015, luego de que un estudio de ADN comprobara que los restos hallados eran de la joven madre.

Un mes después, el acusado fue liberado por falta de pruebas, decisión que fue revocada en noviembre de 2015 aunque recién le dictaron la prisión preventiva una año más tarde, cuando Maldonado volvió a quedar preso. (Télam)