La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional resolvió hoy que Irineo Humberto Garzón Martínez, el comerciante acusado de haber abusado de una joven venezolana de 18 años en un local del barrio porteño de Balvanera, debe seguir detenido con prisión preventiva, informaron fuentes judiciales.

En un fallo de seis páginas al que accedió Télam, la Sala I de dicha Cámara revocó el punto de la resolución de la jueza de instrucción Karina Zucconi, quien había dictado el procesamiento del imputado pero sin prisión preventiva.

Se trata de la misma sala, integrada por Jorge Luis Rimondi y Pablo Guillermo Lucero, que la semana pasada revocó también la excarcelación dictada por la magistrada.

La fiscal de Instrucción Silvana Russi y la querella, a cargo del abogado Pablo Baqué, habían apelado el fallo del 27 de enero último en el que la jueza Zucconi procesó a Garzón Martínez (35) pero lo dejó en libertad hasta tanto resolviera la Cámara.

"(…) nos encontramos frente al peligro procesal de fuga", argumentó el juez Lucero en su voto a favor de la prisión preventiva como medida cautelar.

(…) en el caso corresponde imponer la prisión preventiva requerida, a efectos de regularizar la detención que dispuso esta sala, por mayoría, en el incidente de excarcelación", sostuvo Rimondi.

A su vez, en el mismo fallo, la Cámara también confirmó el embargo por 90 mil pesos sobre los bienes del acusado.

El abogado Baqué explicó a Télam que al quedar revocado el punto de mantener la libertad, técnicamente es la jueza la que debe dictar un nuevo procesamiento con prisión preventiva.

La semana pasada, la misma Sala de la Cámara, pero con la jueza Magdalena Laiño como tercer integrante, revocó la excarcelación otorgada por la jueza Zucconi y en esa oportunidad Rimondi votó a favor de mantener la libertad del comerciante.

A partir de esa resolución de los camaristas, Garzón Martínez fue detenido el 4 de febrero último pero quedaba pendiente la apelación del procesamiento con o sin prisión preventiva, el cual se dictó hoy.

Las decisiones de la jueza Zucconi fueron cuestionadas no sólo por la querella y el Ministerio Público Fiscal sino también por sectores de la sociedad, al punto que el viernes pasado se presentó un pedido con 239 mil firmas para que el Consejo de la Magistratura enjuicie y destituya a la magistrada.

El hecho que se le imputa al comerciante ocurrió el pasado 23 de enero, cuando la denunciante fue citada para realizar una entrevista laboral que había coordinado días antes por la red social Facebook, tras lo cual el acusado le pidió cenar el viernes para así "poder hablar sobre el trabajo", propuesta que fue rechazada por la joven, quien finalmente se presentó el sábado por la mañana en el local de la calle Paso 693.

Según el relato de la denunciante, durante la jornada de trabajo el acusado le ofreció varias veces una bebida hasta que finalmente la chica aceptó tomar un vaso de agua y, tras beberlo, comenzó a sentirse mareada, por lo que le envió un mensaje a su madre explicándole la situación.

"Creo que el dueño de donde trabajo me drogó porque me siento mareada", expresó la joven en el mensaje que le envió por WhatsApp y agregó la dirección en donde estaba.

Cuando la policía ingresó al local encontró a la joven en el fondo del comercio y el acusado estaba vistiéndola y poniéndole los pantalones.

Luego, en su declaración, Garzón Martínez negó los cargos ante la Justicia, acusó a la denunciante de mentirosa y dijo que tuvo relaciones consentidas y que ella se le ofreció sexualmente.

(Télam)