La mujer de 92 años asesinada en su vivienda de la ciudad santacruceña de Caleta Olivia, luego de una discusión con una nieta adolescente que confesó ser la autora del crimen, murió por "asfixia mecánica por sofocación", según arrojó hoy la autopsia al cuerpo de la víctima, informaron fuentes policiales.

Los restos de la anciana, identificada con las iniciales R.A.M.L., fueron entregados esta tarde a sus familiares, mientras que su nieta, una adolescente de 13 años, permanecía en el área de Salud Mental del Hospital local, bajo custodia policial y del personal de la Secretaría de Niñez municipal.

El homicidio ocurrió alrededor de las 13 de ayer en una casa ubicada en la calle Castelli al 1000 del barrio Miramar de Caleta Olivia, en el noreste de Santa Cruz, donde desde la Oficina de Protección de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes local solicitó presencia policial por "encontrarse una persona sin vida".

Al arribar al lugar, los efectivos se encontraron con una mujer de 39 años que dijo haber encontrado a su abuela sin vida en su dormitorio.

La comisión policial pudo constatar que la anciana yacía muerta sobre un lecho de dos plazas, de cúbito dorsal, cubierta hasta la mitad del cuerpo con la ropa de cama y observó "detrás del lecho un mobiliario de madera, con aberturas de vidrio, con restos de cristales esparcidos sobre su lateral derecho y sobre el suelo del mismo sector", informó una fuente de la fuerza.

Según las fuentes, tras el hallazgo del cadáver, la nieta de la víctima, de 13 años, se presentó junto a su madre en la sede de la Oficina de la Niñez y confesó haber mantenido una disputa verbal con su abuela, en medio de la cual la asfixió, lo que coincide con la causa de muerte establecida hoy por los médicos forenses que realizaron la autopsia.

Ante esta situación, se le dio intervención a la Justicia Penal que, a su vez, dispuso lo propio con personal médico del Centro de Salud Mental. (Télam)