Cinco policías de Tucumán comenzaron a ser investigados a raíz de una denuncia por el presunto ataque a golpes y amenazas a la que sometieron a un preso que se encuentra alojado en la comisaría de una localidad del sur de la provincia, informaron hoy fuentes judiciales.

En la audiencia de formulación de cargos, que tuvo lugar está mañana, la Unidad Fiscal de Investigación en Delitos contra la Propiedad III de Concepción, a cargo de Ramón Enrique Rojas, acuso a los cinco efectivos "de vejaciones y apremios ilegales, agravado por ser cometido con violencias o amenazas" cometidos contra un detenido en la comisaría de localidad de La Cocha.

El detenido se encuentra alojado en ese lugar, cumpliendo prisión preventiva, por ser uno de los sospechosos del crimen de un hombre de 81 años, ocurrido en el mes de abril de este año durante un intento de asalto en una vivienda ubicada en el paraje conocido Humaitá.

De acuerdo con la acusación, el pasado 7 de abril, "los policías acusados se constituyeron en la comisaría, manifestando que lo hacían por 'misión de servicio' y solicitaron entrevistarse en carácter de urgente con el detenido en el marco de la causa que le tiene como acusado", para luego "torturarlo".

"En esas circunstancias habrían sacado al imputado de su lugar de arresto, para llevarlo a una oficina donde lo golpearon en varias partes del cuerpo y mediante insultos y amenazas, le habrían exigido que aporte información", indica el expediente.

En tanto, el juez interviniente convalidó la formulación de cargos efectuada por la fiscalía, pese a que los policías, asistidos por su defensora, negaron las acusaciones. (Télam)