Un hombre intentó asesinar hoy a su expareja de un disparo frente a su hija en el una vivienda del barrio jujeño de Punta Diamante, tras lo cual escapó y es intensamente buscado por la policía, informaron fuentes de la fuerza y familiares de la víctima.

El hecho ocurrió esta mañana, cerca de las 8.15 en la calle Amatista, manzana 20, del un lote de ese barrio, donde tras una discusión con su expareja Gabriela Quispe (46) fue baleada en el pecho frente a una de sus hijas.

Por el ataque, la policía dispuso un operativo en busca de Raúl Fernández (50), quien huyó del lugar.

La mujer, madre de cinco hijos, fue asistida por el personal del Same y trasladada al Hospital Pablo Soria, cabecera de la provincia, donde permanecía internada y se evaluabaa una intervención quirúrgica, señalaron los voceros.

Tras el hecho, la policía se dirigió a dos domicilios del acusado, uno de ellos ubicado en el barrio Alto Comedero, en el acceso a San Salvador, sin obtener resultados sobre su paradero.

Los voceros dijeron que Fernández se comunicó por teléfono con uno de los hijos, a quien le manifestó que se dirigiría a localidad de Los Nogales, aledaña a la capital provincial, y le dijo que “atentaría contra su vida por lo ocurrido”.

Ante esa situación, la policía amplió los controles vehiculares en la ruta provincial 4, camino a Los Nogales, para tratar de localizar al agresor.

“Gabriela ahora pelea por su vida luego de que el violento de Fernández intentó matarla de un tiro en el pecho”, dijo a Télam Paula Huanco, sobrina de la víctima, quien indicó que el agresor era expareja de la mujer.

Según la familiar, el hombre “tenía una restricción de acercamiento y múltiples denuncias por violencia de género por las cuales estuvo detenido”.

“Hace seis meses aproximadamente el violento salió de la cárcel –continuó- y desde ese momento no cesaron las amenazas con mensajes contra mi tía”, completó Huanco.

Finalmente, los familiares de Quispe pidieron a la sociedad dar aviso a la policía en caso de identificar a Fernández, ya que es "una persona peligrosa y no puede andar suelto por la calle”.

La investigación está cargo del fiscal especializado en Delitos contra la Integridad Sexual, Alejandro Bosatti, mientras que en el lugar de los hechos trabajaron efectivos policiales de la seccional 61. (Télam)