Un capitán y otros ocho efectivos de la policía bonaerense que fueron detenidos ayer en el marco de una investigación que comenzó en febrero pasado con el crimen de un hombre vinculado al narcotráfico, serán indagados esta mañana en la sede de la fiscalía general del partido de Moreno, informaron fuentes judiciales.

En ese expediente se sospecha que los ahora apresados se apoderaron de una cantidad de cocaína que había sido secuestrada en un operativo.

Los policías detenidos que se encuentran alojados en distintas comisarías de la zona son el capitán Abel Ramón Acosta; la oficial Principal Gabriela Noemí Ibarra; el sargento Leonardo Fabián Biotti; el oficial Juan Eduardo Vieira; el oficial Alexis Abel Romero; el subteniente Sebastián Eduardo Perín; el suboficial mayor Ángel Rufino Morales; el oficial ayudante Claudio Sebastián Branchi y el subteniente Darío Roberto Torres.

Fuentes policiales y judiciales aseguraron a Télam que los policías detenidos -que comenzarán a ser indagados esta mañana- pertenecían a la comisaría de Francisco Álvarez y al gabinete de Drogas Ilícitas de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Moreno, y ahora quedaron a disposición de la jueza de Garantías de Moreno Adriana Julián, a pedido de la fiscal de ese distrito Gabriela Urrutia.

Según las fuentes, la detenciones de los efectivos se concretaron la noche del miércoles y ayer a la madrugada, durante una serie de allanamientos realizados por personal de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal (PFA), con apoyo de policías del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Moreno, a pedido de la jueza Julián.

Los allanamientos fueron realizados en las sedes de la comisaría de Francisco Álvarez y de la Delegación Departamental de Moreno-General Rodríguez, donde se hallaban todos los policías imputados, a los que les informaron que quedaba detenidos por sospechas de estar todos involucrados en una causa de narcotráfico.

Las fuentes policiales y judiciales aseguraron a Télam que, durante los procedimientos ,se secuestraron más de una decena de teléfonos celulares, anotaciones y las armas reglamentarias de todos los involucrados.

Según las fuentes, la causa en la que quedaron implicados comenzó el 15 de febrero pasado con el homicidio de un hombre llamado José Gutiérrez (32), quien fue asesinado en General Rodríguez de dos balazos por dos hombres que se movilizaban en una moto y que, tras concretar el crimen, huyeron sin robar nada.

El caso fue considerado por los pesquisas como un típico caso de sicariato vinculado a un ajuste de cuentas por la venta de estupefacientes en la zona.

La sospecha de la Justicia es que Gutiérrez fue asesinado porque había delatado a un capo narco de la zona, y le habían jurado venganza. (Télam)