Un joven de 25 años sindicado como jefe de una violenta banda narco santafesina conocida como “Los Gorditos” fue imputado hoy por ordenar desde la cárcel un crimen ocurrido en 2019 en la localidad de San Lorenzo, mientras es investigado por su presunta participación en el descuartizamiento de dos hombres en diciembre pasado.

Los fiscales Matías Edery y Aquiles Balbis acusaron hoy durante una audiencia a Brandon Bay (25) como instigador del crimen de Rodrigo Gigena (26), asesinado a tiros la noche del 6 de agosto de 2019 en calle Clemente Albello al 3600 de San Lorenzo, informaron fuentes judiciales.

También fue imputado como coautor del asesinato Juan Manuel “Pera” Álvarez, quien para los fiscales era el que conducía el Ford Focus desde donde otra persona –que está prófuga- disparó contra Gigena.

De acuerdo con la investigación, la tercera ocupante del automóvil era una chica llamada Yasmín Espín, que cuidaba una casa que había comprado Brandon Bay para guardar sus armas y organizar los ataques a sus rivales en la venta de drogas al menudeo en la zona norte de San Lorenzo.

El testimonio de la joven fue decisivo para avanzar en la causa, ya que conocía a la víctima de tomar juntos clases de cumbia, dijeron los pesquisas.

Según la investigación, los agresores confundieron a la víctima con “un transero” que vivía a 30 metros de donde cayó baleado Gigena, un vecino de esa zona de la ciudad de San Lorenzo.

“El hecho se encuadra en una serie de actos violentos perpetrados por una organización dirigida por Bay para tomar el control de la venta de estupefacientes”, dijeron los fiscales.

Voceros del Ministerio de Seguridad de Santa Fe consideran a la banda de “Los Gorditos” como una “franquicia de Los Monos”, la organización narcocriminal rosarina desbaratada en 2018.

Según las fuentes, Bay, que es de la zona sur de Rosario, se extendió hasta San Lorenzo en la venta de drogas con el apoyo del jefe de “Los Monos”, Ariel “Guille” Cantero, quien cumple varias condenas por múltiples delitos.

Por otra parte, Bay cumple una condena a cinco años por tentativa de homicidio y prisión preventiva por asociación ilícita, amenazas y otros delitos, puntualizaron voceros judiciales.

Su nombre quedó ligado a fines del año pasado a la aparición de dos cuerpos descuartizados y distribuidos en contendedores de residuos en el sur de Rosario.

Escuchas telefónicas a Bay dieron cuenta de un audio que le envió a su cuñado un tiempo antes en el que decía “fijate como los voy a cortar en pedazos”.

“No, uno me voy a llevar…te mando un video con una motosierra, fíjate como lo voy a cortar en pedazos bien a lo mexicano, le voy a dar”, se escuchaba a Bay.

Para el ministro de Seguridad provincial, Marcelo Sain, el jefe de “Los Gorditos” es “un animal que ordena matar a lo mexicano” y gerencia en negocio narco “a través de la violencia extrema”. (Télam)