Un financista de la ciudad santafesina de Rosario fue imputado hoy junto a su esposa y otras cuatro personas por el presunto lavado de dinero proveniente del narcotráfico, el juego clandestino y la usura, en una causa que tiene ramificaciones con homicidas y barrabravas, informaron fuentes judiciales.

El principal acusado es Yalil Roberto Azum, conocido como el “Turco Azum”, quien ya había aparecido ligado a otras investigaciones criminales en 2016, ampliaron los informantes.

Los fiscales Viviana O' Connel, de la Unidad de Investigación y Juicio, y Alejandro Ferlazzo, de Homicidios, acusaron a Azum de liderar una asociación ilícita que, mediante la compra-venta de lotes y viviendas en las provincias de Santa Fe y Córdoba, la adquisición de vehículos, la usura y el juego ilegal, ingresaba al mercado legal recursos originados en actividades delictivas.

También fueron imputados la esposa de Azum, Marina García; un hermano del “Turco” llamado Alejandro Sharif Azum; y el sindicalista Maximiliano González de Gaetano, quien próximamente irá a juicio en una causa por apoderamiento ilegal de campos e inmuebles urbanos que luego eran revendidos en el mercado legal.

Según los fiscales, el centro de las operaciones del grupo era una financiera que funcionaba en un edificio ubicado en San Lorenzo al 1000, en el centro de Rosario.

La primera pista sobre las actividades de Azum se remontan a una investigación de 2016 que tuvo como protagonista a Ariel “Tubi” Segovia, un narco vinculado a la familia del exjefe de la barrabrava de Newell’s Old Boys, Roberto “Pimpi” Camino, asesinado en 2010.

Segovia estuvo detenido por su participación en cuatro homicidios y fue asesinado en la cárcel santafesina de Coronda en abril de 2018.

“De dicha investigación se desprende que Azum se dedicaba al lavado de activos. Así, prestaba dinero, comercializaba autos e inclusive manejaba e invertía el dinero producido de las diferentes actividades ilícitas a través de la comercialización de estupefacientes”, detallaron los fiscales.

Aparentemente, el “Turco” había comprado propiedades en Córdoba para lavar dinero sucio de Segovia.

Los pesquisas también lo involucraron con el exjefe de la barra de Newell’s, Emiliano “Jija” Avejera, condenado por el asesinato del integrante de un clan narco de Rosario.

Avejera estuvo prófugo en Córdoba en uno de los varios inmuebles que Azum tiene en esa provincia, dijeron las fuentes, y también le prestó auxilio hasta que fue detenido.

En una escucha adjuntada a la causa y difundida en la audiencia, una hermana de Azum le revela a su madre el poder económico del “Turco”.

“Los diez departamentos que compró en el centro, una belleza. No sabe dónde meter la guita tu hijo, por eso hace todo esto, tiene que blanquear”, dice la mujer en la conversación con su madre.

Según la investigación, en los últimos 5 años Azum potenció su condición de prestamista, negocio en compartía con su esposa y su hermano.

“Los montos de los préstamos van desde 3.000 pesos hasta montos muy elevados como 300.000 pesos, 340.000 pesos o más de un millón de pesos, incluso en dólares, con interés mensual del 30 por ciento”, sostuvieron los acusadores.

Expusieron que su crecimiento económico fue exponencial a partir de 2016 y un año después creó la sociedad “Mip Servicios SRL” dedicada a servicios de limpieza y luego ampliada a construcción, que fue “constituida a los fines de blanquear dinero proveniente de ilícitos”.

Al finalizar hoy la acusación, el juez Carlos Leiva tuvo por formalizada la audiencia y dictó la prisión preventiva efectiva para todos los imputados por dos años, con excepción de uno de los acusados a quien le otorgó la libertad en función de su participación secundaria en la organización, precisaron las fuentes.

(Télam)