Un ciudadano peruano que tuvo un pedido de captura desde 2012 para ser extraditado a su país y a fines del año pasado Argentina lo reconoció como refugiado político fue encontrado electrocutado en un centro comunitario del barrio porteño de Mataderos, y se investigan las circunstancias del deceso, informaron hoy fuentes policiales.

Se trata de Rolando Echarri Pareja (60), quien ayer por la tarde fue hallado fallecido en una de las habitaciones del centro comunitario situado en avenida Escalada al 700.

Fuentes policiales informaron a Télam que personal de la Comisaría Vecinal 9A fue alertado a través del 911 para que concurriera a ese lugar ya que una persona no respondía a los llamados.

Al llegar, la encargada recibió a los efectivos, a quienes les explicó que allí albergan a personas en situación de calle.

Según las fuentes, los policías ingresaron en un de las habitaciones y encontraron a Echarri Pareja recostado en una cama con cables eléctricos en sus manos.

Un médico del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) confirmó la muerte del ciudadano peruano, el cual vivía en el centro comunitario hacía casi seis meses.

Personal de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 40 aguardaba el resultado de la autopsia para determinar fehacientemente las causas del deceso.

Además, dispuso la presencia de la Unidad Criminalística Móvil y la División Siniestros, añadieron las fuentes.

Echarri Pareja, oriundo de Cuzco, tuvo un pedido de captura de Interpol desde 2012 por la Ley Antiterrorismo y una causa por extradición que tramitó en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal 6, también de aquel año.

El hombre, quien en Perú integró la organización Sendero Luminoso, permaneció prófugo varios años hasta que en 2020 fue detenido y alojado en la cárcel de Ezeiza.

Sin embargo, nuestro país lo reconoció como refugiado político y el 30 de diciembre del año pasado recuperó la libertad.

"Rolando Echarri Pareja fue un símbolo del aguerrido militante comunista peruano.

Su vida resume la de tantos mártires y caídos por la causa de la revolución y el socialismo en Perú", publicó en Facebook la Gremial de Abogados y Abogadas.

Según la Asociación, "como prisionero político vivió los terribles horrores de las masacres en las prisiones peruanas y fue uno de los pocos sobrevivientes de los fusilamientos y asesinatos de los penales de Castro Castro, Lurigancho y El Frontón". (Télam)