Familiares de las dos hermanas asesinadas el pasado 15 de abril en la localidad jujeña de Yuto reclamaron una "condena ejemplar" para el presunto asesino, durante una marcha de la que participaron hoy allegados de victimas de femicidios en la capital provincial.

Graciela Segundo, madre de Pamela (23) y de Ramona Gorosito (27), las hermanas asesinadas hace 11 días, encabezó esta mañana una marcha por las calles céntricas de San Salvador de Jujuy, acompañada de la agrupación "Madres y Padres del Dolor", en la que reclamó "Justicia".

“Pido justicia por mis hijas porque ellas no se merecían este final, eran mujeres luchadoras, fuertes que vivían para sus hijos que ahora quedaron solos”, refirió la mujer.

La columna de mujeres se movilizó por las calles del casco céntrico capitalino hasta llegar al frente de la gobernación provincial, donde los familiares de la mujeres asesinadas y manifestantes se expresaron en contra de los “grave casos” de violencia de género que se registran en Jujuy.

Por el doble femicidio, se encuentra detenido Javier Broi (37), quien fue apresado el pasado jueves en la localidad jujeña de Yuto luego permanecer prófugo casi una semana.

En ese marco, Segundo expresó: “El asesino de mis hijas se tiene que quedar detenido para que sufra todo lo que nosotros estamos sufriendo, incluidos sus propios hijos”.

“Tendría que escuchar cómo lloran sus hijos Loan y Macarena –continuó- preguntando por su mamá y ese tendría que ser su castigo”, enfatizó con muestras de dolor.

Respecto al hecho, la mujer expresó que Broi "siempre amenazaba y maltrataba" a su hija.

"Cuando fuimos a pedir auxilio por la situación y Justicia, no obtuvimos respuestas. Lo que hacíamos era evitar que nos maten, por eso ahora tienen la posibilidad de dar una condena ejemplar”, dijo la madre de las víctimas.

El doble crimen de las hermanas Pamela (23) y Ramona Gorosito (27) ocurrió durante las últimas horas del pasado 15 de abril, en la localidad jujeña de Yuto, 160 kilómetros el noreste de San Salvador de Jujuy.

La sospecha de los investigadores es que el hombre detenido primero asesinó a su expareja Pamela y luego a Ramona, quien pretendió salir en defensa de su hermana.

Los pesquisas determinar que, además, el hombre atacó a golpes en la cabeza a la madre de las víctimas, quien debió ser internada en un hospital de la zona.

El fiscal del caso, Julio Lobos, imputó a Broi por el delito de “femicidio, homicidio simple y lesiones en concurso real”, de acuerdo a lo informado por el Ministerio Público de la Acusación de Jujuy (MPA).

En paralelo, también se promovió una acción penal en contra de dos efectivos policiales por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, ello debido a que horas antes de los crímenes, Broi se hallaba ya con pedido de aprehensión denunciado justamente por su expareja.

El hombre había sido imputado por “violación de domicilio en contexto de violencia de género”, se ordenó la aprehensión del mismo y además se dispuso una consigna policial en el domicilio donde se hallaba la víctima, quien había llegado de visitas a la casa de su hermana, cuando el acusado fue a intimidarla.

Recibida la orden, siempre según lo difundido por el MPA, la Policía mandó un móvil a la vivienda, pero no había nadie, y si bien una persona les manifestó que la víctima se había ido a la casa de su madre, ubicada en otro barrio, los efectivos no fueron a verificar tal situación, no dispusieron la consigna, y finalmente resultaron asesinadas ambas mujeres. (Télam)