El Ministerio Público Fiscal de Tucumán ordenó prorrogar por tres meses la prisión preventiva del acusado de asesinar mediante asfixia mecánica con un cable a una joven de 22 años, cuyo cuerpo fue hallado en una finca ubicada al norte de la provincia en junio pasado, informaron hoy fuentes judiciales

Se trata de Jhonatan Ezequiel Molina apodado "Jhony" (24), quien está acusado de provocar la muerte violenta mediante asfixia mecánica de Nilvia Gabriela Giménez, hallada asesinada en una finca en Choromoro a mediados de junio pasado.

Lucas Maggio, auxiliar de la Unidad Fiscal de Homicidios I, a cargo de la investigación del caso, solicitó al juez extender por 90 días la prisión preventiva del acusado, quien fue detenido al día siguiente del femicidio.

Molina está imputado por el delito de homicidio agravado por mediar violencia de género, en calidad de autor, informó la fiscalía.

El funcionario judicial argumentó que el pedido de extensión de la medida se debe a que es necesaria "para continuar avanzando en la investigación”.

Además, sostuvo que "en el análisis genético comparativo realizado en las prendas que llevaba puestas la víctima el día del ataque y el cable usado para ahorcarla, permitió hallar restos de material biológico -semen y cabellos-, con ADN del acusado”.

Click to enlarge
A fallback.

En tanto, como medida pendiente, mencionó que resta confirmar los datos filiatorios del imputado a través del Cuerpo Diplomático de Bolivia, ya que Molina es oriundo de ese país.

De acuerdo con las pesquisas, el crimen se produjo entre los días 14 y 16 de junio pasado, cuando la joven fue a trabajar y no regresó a casa, por lo que su familia hizo la denuncia en la comisaría de la zona.

A partir de la denuncia, la policía llevó a cabo un operativo de búsqueda de la joven, pero fue Molina quien se contactó con el cuñado de la víctima y les indicó que el cuerpo Nilvia se encontraba en la finca frente a unas plantaciones de verduras.

Familiares acudieron al lugar indicado, junto a la policía, y hallaron el cuerpo de Giménez, mientras que el sospechoso ya no estaba, lo que generó sospecha a los investigadores, que inmediatamente organizaron un operativo de búsqueda.

El 17 de junio, a través de un rastrillaje realizado en la localidad de Choromoro por personal policial de la Unidad Regional Norte (URN), Molina fue capturado

"Se realizó un trabajo arduo, teniendo en cuenta las inclemencias del tiempo y la dificultad del terreno. Contamos con el despliegue de más de ochenta efectivos y veinte móviles de todas las unidades especiales de la policía, además de controles vehiculares para evitar el escape del sujeto", detalló entonces el comisario Damián Soria, jefe de la URN, quien supervisó el operativo.

Los investigadores informaron que el detenido trabajaba como sereno en la finca que Giménez arrendaba junto a su cuñado. (Télam)