Un sobrino del narcotraficante peruano Marco Antonio González Estrada que había sido deportado del país en 2017 tras ser condenado por la venta de drogas en el Bajo Flores y que violó la prohibición de reingreso, será nuevamente expulsado mañana, informó hoy la Dirección Nacional de Migraciones (DNM).

Se trata de John Paul Revilla Estrada (44), quien mañana será trasladado hacia el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, donde a las 18.10 partirá un vuelo hacia Perú, cumplimentando una nueva expulsión del narcotraficante.

Es que el 24 de julio de 2017 el narco peruano había sido expulsado del país por orden del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 porteño, en conjunto con la DNM, pese a haber cumplido apenas la mitad de su condena.

De acuerdo a lo informado en un comunicado por el DNM, el 16 de agosto pasado, en el marco de un control vehicular debido a las restricciones de circulación por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), Revilla Estrada fue identificado y quedó nuevamente detenido, en este caso por violar la prohibición de reingreso al país.

El capo narco peruano había ingresado a Argentina clandestinamente y los investigadores no pudieron determinar la fecha ni por qué medios.

En el comunicado, la DNM explica que al haber sido expulsado en 2017 por la "ley de extrañamiento", se dio por finalizado el proceso judicial por el cual Revilla Estrada había sido condenado dos años antes por narcotráfico.

De esta manera, el único delito vigente para el narco ante la Justicia argentina es la violación de la prohibición de reingreso, y por ello la DNM solicitó nuevamente su expulsión.

Durante la gestión anterior, la DNM también había solicitado la expulsión del tío de Revilla Estrada, el capo narco Marco Antonio Estrada González, pero fue rechazada por el juez que tenía a su cargo la causa al considerar que tenía información relevante para aportar en la investigación y por sus conexiones con el narcotráfico.

Asimismo, la DNM informó que durante la presidencia de Mauricio Macri se expulsaron a 1.500 extranjeros con sentencia firme, quienes cumplían su condena, pero al ser deportados a su país de origen quedaban en libertad.

Según la investigación llevada a cabo en su momento por la Policía y la Justicia, Revilla Estrada integraba uno de los eslabones de la organización narcocriminal liderada por su tío, ya que se encargaba de transmitir sus órdenes cuando iba a visitarlo a la prisión y manejaba a los sicarios de la banda.

Si bien las fuentes aclararon que el ahora expulsado estaba inserto en un nivel inferior dentro de la estructura de la organización, aseguraron que tenía un poder muy especial debido a sus vínculos concretos y cotidianos con su tío, más el poder adicional que implica el manejo directo de los sicarios.

Además, la Justicia lo vinculó a dos episodios de asesinatos múltiples sucedidos en el asentamiento del Bajo Flores, uno en octubre de 2013 en un bar en el que fueron asesinadas cinco personas, y otro en abril de 2015, cuando fueron asesinados cuatro jóvenes paraguayos vinculados a la célula criminal que se disputaba el dominio de la villa con los peruanos liderados por Marco.

Revilla Estrada cumplía su condena en el Complejo Penitenciario Federal de Marcos Paz aunque debió ser derivado al de Ezeiza debido a las constantes amenazas de muerte que recibía por parte de los integrantes de la banda de Los Paraguayos (rival de la de "Marcos"), detenidos en el mismo penal. (Télam)