El exministro de Seguridad de Córdoba, Alfonso Mosquera, quien declaró como testigo hoy en el juicio por el crimen de Valentín Blas Correas (17), el chico baleado por la policía en un control policial en agosto de 2020 en la capital provincial, pidió “disculpas” a la familia de la víctima, por el accionar de la fuerza.

Al declarar en la 24° audiencia del juicio que lleva adelante el tribunal técnico de la Cámara 8va. del Crimen y con jurados populares, sobre el final del testimonio Mosquera pidió permiso a los jueces para pedir “disculpas” a la familia de Blas por el accionar de los efectivos policiales que asesinaron al adolescente.

El exfuncionario, hoy legislador provincial, luego del testimonio se acercó a la madre de Blas, Soledad Laciar, y al padre, Fernando Correas, a quienes les dio un apretón de manos y besos, gesto que se extendió al resto de los familiares.

La mujer agradeció la actitud de quien fuera el titular de la cartera de Seguridad al momento del hecho, al sostener que fue “muy valioso” porque “son disculpas que jamás me pidieron desde el Gobierno” provincial.

“Cuando se admiten responsabilidades y se pide disculpas es un primer paso para la lucha que llevamos, que es que no ocurran más estos casos”, resaltó la mamá de Valentín.

Finalmente la mujer dijo que desde el primer día se sabía que en este hecho criminal “había responsabilidad política por acción u omisión”.

Mosquera, en su testimonio de hoy había admitido que el asesinato de Blas “constituye una de las páginas más oscuras de la policía de Córdoba”, y que el caso fue un acto de "violencia institucional y flagrantemente violatorio de los derechos humanos", y que fue una “reminiscencia clara de las etapas más críticas de la represión ilegal”. (Télam)