"Espero que la Justicia les dé la pena máxima a los asesinos de mi hijo", aseguró Graciela Sosa, madre de Fernando Báez Sosa, a días de cumplirse el segundo aniversario del crimen del joven estudiante, ocurrido en la localidad balnearia de Villa Gesell y por el cual hay ocho rugbiers detenidos imputados aguardando el juicio oral, establecido para enero de 2023.

"Los asesinos de mi hijo son mayores de edad y deben ser condenados para ser un ejemplo que no vuelva a suceder porque toda la juventud tiene derecho a divertirse y volver a su casa", dijo a Télam Graciela Sosa.

La madre de Fernando pidió que, en el juicio oral, que comenzará el 2 de enero de 2023 en los tribunales de Dolores, "la Justicia les de la pena máxima" a los ocho imputados por el crimen de su hijo.

"Lo que le hicieron no tienen perdón. A mi hijo no le dieron la oportunidad para defenderse. Jamás volveremos a abrazarnos", sostuvo la mujer, el tono pausado y la voz quebrada.

Por el crimen del joven estudiante de abogacía están detenidos e imputados ocho rugbiers: Máximo Thomsen (22), Ciro Pertossi (21), Luciano Pertossi (20), Lucas Pertossi (22), Enzo Comelli (21), Matías Benicelli (22), Blas Cinalli (20) y Ayrton Viollaz (22).

Además fueron sobreseídos Juan Guarino (21) y Alejo Milanesi (21).

Click to enlarge
A fallback.

"No puedo creer que chicos de la misma edad de Fer lo hayan matado. No me entra en la cabeza", aseveró.

Y agregó que cada vez que ve el video donde golpean y matan a su hijo, el dolor que siente "es terrible".

Al cumplirse dos años del hecho, Graciela y su esposo Silvino convocaron a un acto interreligioso en el lugar donde fue asesinado su hijo.

El mismo será el martes a las 19, en Avenida 3 y Paseo 102, de Villa Gesell, frente al bolicue "Le Brique", donde se pedirá "por la paz, la Justicia y contra la violencia".

Será la primera vez que Graciela y Silvino estarán en el mismo sitio donde su hijo fue asesinado.

La mujer sostuvo que aún no sabe cómo se sentirá al estar allí, pero aseguró que espera "ser fuerte" para asistir al sitio y continuar pidiendo "Justicia por Fernando".

"Estamos muy tristes, imposible de poder aceptar y de creer lo que ha ocurrido con nuestro hijo. Se van a cumplir dos años de su brutal asesinato y para mí es como que no corre el tiempo", expresó, y agregó que aquel 18 de enero, junto a su esposo "recibimos la peor noticia de nuestras vidas que es el asesinado de Fernando".

"Tratamos de ser fuertes, pero no es nada fácil. Es algo que no le deseo a ninguna familia. Perdimos lo mejor, con él se fue nuestra alegría. Nada tiene sentido para nosotros. Este dolor es para siempre. Fernando nunca regresará a nuestras vidas", aseveró.

Graciela dijo que cuando ve en la televisión otro caso donde un joven es agredido a la salida de un boliche recuerda la imagen del asesinato de su hijo.

"Con todo lo que nos pasó, viendo que hay tanta violencia, me causa tristeza y se me presenta la imagen de aquel día trágico del asesinato de mi hijo. Uno debe salir a divertirse y regresar a su casa sano y salvo", concluyó.

(Télam)