El abogado Diego Vázquez, querellante en el juicio por jurados que comenzará este martes a cinco acusados del femicidio de Agostina Gisfman, cometido en 2021 en la localidad neuquina de Centenario, aseguró hoy que este caso "es un ejemplo clásico de cosificación de una persona sin el más mínimo interés por la vida y su dignidad".

Vázquez representa en el proceso judicial al esposo de Agostina (22) y a su pequeña hija de tres años.

"Aquí no hay móvil del hecho que pudiera justificar tamaño grado de ensañamiento y de desprecio por la vida de una persona", dijo hoy a Télam el abogado querellante.

"Si hay un ejemplo de cosificar a una persona y tratarla como una cosa es esto; salieron a cazarla como si fuese un animal y como un predador", señaló.

Y remarcó: "Éste caso es un ejemplo clásico de cosificación de una persona, sin el más mínimo interés por la vida y por su dignidad."

Vázquez sostuvo que "es imposible entender qué cosa podría haber hecho Agostina o en que podría haber estado para que justifique este nivel de violencia" y "es inentendible para la gente común cuál podría ser el móvil".

Para el abogado, "la investigación fue muy buena y rápida", lo que consideró fundamental en este tipo de casos porque "pasado un tiempo es mucho más complicado poder saber lo que pasó".

También destacó que en el debate intervendrá en el jurado "gente común que va a decidir cuál de las versiones es más atendible en función a la prueba que presentemos en el juicio".

"Nosotros entendemos que hay material suficiente para probarlo desde la fiscalía y desde la querella", añadió Vázquez, quien recordó que, en caso de ser hallados culpables, a los acusados les correspondería la pena de "prisión perpetua". (Télam)