"Es la pista más firme que hemos tenido hasta ahora en 22 años", aseguró el hijo del hombre chileno que desapareció en febrero de 2000, cuando fue a trabajar a la zona precordillerana de su país, y que los vecinos de Florencio Varela aseguran que se trata de "Tati", una persona indocumentada y con una enfermedad mental que vive en situación de calle en esa zona del sur del conurbano bonaerense.

Juan Esteban Fuentes Bustamante tiene 30 años y a los 9 fue la última vez que vio a su padre, Juan Fuentes Candia, antes de que viajara a trabajar a una obra en construcción en una zona precordillerana de la localidad de San Fernando, en Chile.

Pasaron los días y el hombre no regresaba, hasta que su madre fue hasta el lugar dónde lo habían contratado y le dijeron que se había ido solo y sin sus pertenencias luego de participar de una pelea.

La mujer radicó una denuncia ante la policía de Chile, quien comenzó una búsqueda por "presunta desgracia", tal como se caratula la causa en ese país cuando se trata de una averiguación de paradero.

"Los carabineros lo buscaron por tres semanas. Encontraron sus documentos y unas pertenencias sobre un río que atraviesa un cerro. Allí hicieron rastrillajes, pero no encontraron nada. Como éramos de bajos recursos económicos, nos dejaron de lado y no buscaron más", sostuvo Juan en diálogo con Télam.

A pesar de que la búsqueda se suspendió, la madre de Fuentes Candia siguió colocando carteles por las calles y buscando a su hijo, quien para ese entonces estaba distanciado de su esposa y madre de Juan Esteban y de su hermana Guillermina, tres años mayor.

Luego de insistir varios años en el Juzgado de Letras de San Fernando, Juan logró acceder al contenido de la causa iniciada por la búsqueda de su padre y constató que varios testigos se contradecían sobre lo que había ocurrido con él.

"Decían que se había peleado con otro y que se había ido durante una madrugada. Otros dijeron que escucharon un disparo. Como familia creemos que algo le hicieron. Él era una persona normal, no era de pelearse, pensábamos que lo habían matado", relató.

A lo largo de 22 años y de numerosas publicaciones en sitios de búsqueda de la red social Facebook, fue a través del grupo "Dónde estás" que varias personas aseguraron que Fuentes Candia podría ser "Tati", un hombre que vive en situación de calle en Florencio Varela, indocumentado y que padece una una enfermedad mental.

"Se abrió una ventana", describió Juan Esteban, quien viajó esta semana especialmente a la Argentina para emprender la búsqueda en persona, con la ayuda de la periodista chilena Marianela González, quien se dedica a escribir sobre personas desaparecidas en democracia.

Si bien por el momento no pudo encontrarlo, Juan aseguró: "Hemos ganado mucho por haber estado recorriendo la zona, por haber hablado con las personas que lo vieron. Nos dijeron que anduvo tres años en esa zona".

"Es la pista más firme en 22 años. Estoy haciendo algo por él y me siento bien del corazón", agregó. (Télam)