Un productor rural de 58 años fue encontrado asesinado de un disparo y su hijo de 18 carbonizado dentro de un auto, en el sur de la provincia de Tucumán, e investigan si se trató de un ajuste de cuentas, informaron hoy fuentes judiciales y policiales

Las víctimas fueron identificadas como Víctor Hugo Brito (58) y Gonzalo Brito (18), quienes fueron encontrados muertos ayer, en dos lugares diferentes del sur de la provincia norteña.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que ayer al mediodía, otro hijo del hombre, de 14 años, fue a buscar a su padre a la casa donde vivían, ubicada en la localidad de Domingo Millán, en el departamento de La Cocha, y lo encontró en el suelo, sobre un charco de sangre.

Los investigadores señalaron que la autopsia preliminar determinó que la causa de la muerte fue un disparo de arma de fuego en la nuca.

Además el cuerpo presentaba otras lesiones, como quebraduras en algunos dedos de las manos y golpes en la cara, según señaló el informe médico.

En el marco de la investigación del asesinato del hombre mayor y con el fin de obtener datos que permitan esclarecer el crimen, los efectivos policiales comenzaron a buscar a su hijo Gonzalo, con quien vivía la víctima.

Conocidos del joven relataron que había sido visto por última vez el jueves pasado, cuando salió de su casa en su auto Volkswagen Gol a encontrarse con su novia, pero nunca había llegado e incluso ella había informado de su ausencia.

Pocas horas después de iniciada la búsqueda, un grupo de baqueanos avisó en la comisaría del lugar que habían hallado un auto abandonado en la zona de Palo Blanco.

Al llegar al punto señalado por los hombres, encontraron el mismo vehículo que conducía Gonzalo, totalmente incendiado, con el cuerpo calcinado del adolescente de 18 años en el interior.

Los cuerpos de ambos fueron trasladados a la morgue judicial, donde serán sometidos a los exámenes correspondientes.

Por último, fuentes de la investigación señalaron que intentaban determinar si las víctimas participaban de alguna actividad ilegal y si los asesinatos están vinculados a un ajuste de cuentas. (Télam)