Una jueza ordenó elevar a juicio la causa que se le sigue a cuatro jóvenes acusados del crimen de una docente asesinada a cuchillazos y golpes, en agosto de 2019, en la zona sur de la ciudad de Salta, informaron hoy fuentes judiciales.

La decisión de la jueza de Garantías 8 salteña, Claudia Puertas, alcanzó a los imputados Ian Esteban Caro (20), Ricardo Nahuel Bonifacio (20) y otros dos jóvenes de 18 y 19 años, que eran menores al momento del hecho.

Los cuatro jóvenes fueron acusados por la fiscalía penal interviniente de ser partícipes secundarios del delito de homicidio agravado por ensañamiento y alevosía en perjuicio de la docente Sandra Palomo (53).

En tanto, según la acusación efectuada por la querella, fueron imputados de ser coautores de ese mismo delito.

La causa será enviada a la Mesa Distribuidora de Expedientes Penales, donde se sorteará el Tribunal de Juicio que intervendrá en la siguiente etapa.

En marzo de este año ya se había ordenado la elevación a juicio de esta causa, pero la medida recién se efectivizó ahora, luego de resueltos los diferentes recursos interpuestos por las partes.

La jueza tuvo en cuenta hoy que la fiscalía penal actuante ratificó el requerimiento de juicio formulado oportunamente, y ordenó comunicar lo resuelto al Juzgado de Menores en feria.

El principal acusado por este crimen fue sobreseído por la misma jueza, en marzo pasado, debido a que al momento del homicidio de Palomo tenía 15 años, por lo cual es inimputable.

El menor había sido acusado del delito de homicidio calificado por alevosía, ensañamiento criminis causa y por mediar cuestión de género.

El cuerpo de Palomo fue hallado en inmediaciones del río Arenales, en la zona sur de la ciudad de Salta, el 1 de septiembre de 2019, tras ser denunciada como desaparecida por sus familiares.

En septiembre pasado, la fiscal penal 1 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Ana Inés Salinas Odorisio, encargada de la investigación del hecho, pidió que los cuatro jóvenes sean sometidos a juicio como partícipes secundarios, y los acusó de haber colaborado con el presunto autor material del crimen, para descartar el cadáver, borrar huellas y hasta salir de paseo con la camioneta que le robaron a la víctima.

La fiscal solicitó además que el supuesto autor material, considerado "inimputable", sea alojado en un instituto de máxima seguridad y sometido a un tratamiento psicológico y psiquiátrico.

En el requerimiento, la fiscal consideró que el 31 de agosto de 2019, el menor identificado como el autor del hecho abordó a Palomo en el estacionamiento subterráneo de un supermercado del barrio Tres Cerritos, de la zona norte de la ciudad de Salta, y le propinó golpes y heridas mortales con un arma blanca.

Según la fiscal, el objetivo era apropiarse de la camioneta de la víctima, tal como el sospechoso lo había anunciado previamente a su entorno social y familiar y por las redes sociales.

Sobre los otros acusados, la presentación fiscal establece que la ayuda posterior que le prestaron al autor "configuraría una participación secundaria", toda vez que los mismos, teniendo conocimiento del hecho que iba a cometer, aguardaron su llegada una vez consumado.

Luego, lo ayudaron a buscar el lugar propicio para descartar el cuerpo de la víctima, previo haber "usufructuado el vehículo obtenido en el hecho y utilizarlo para trasladarse, a modo de entretenimiento, por distintos puntos de la ciudad".

Esto lo realizaron, primero, transportando el cuerpo de la víctima y luego colaborando en lavar el rodado con el fin de hacer desaparecer los rastros del crimen, y alguno de ellos llegó incluso a asistir a una fiesta luego de descartar el cadáver en un lugar donde pensaron no iba a ser encontrado. (Télam)