El policía detenido por el crimen del odontólogo Oscar Marcial, quien estaba desaparecido desde el sábado y cuyo cuerpo fue hallado ayer en el norte de Tucumán, dijo que el disparo que lo mató fue "accidental", mientras que los investigadores aguardaban los resultados de la autopsia para precisar las circunstancias en las que ocurrieron los hechos, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Mariano Vizcarra, el único detenido acusado de haber asesinado de un balazo en la zona del cuello al odontólogo Marcial (58) quien salió de su casa de la capital provincial el sábado pasado a buscar una torta para el festejo de su cumpleaños y no se volvió a tener noticias de él hasta ayer por la tarde, cuando su cadáver fue encontrado en Villa Padre Monti, departamento de Burruyacú.

Según las fuentes, por disposición de la Unidad Fiscal de Homicidios II, a cargo de Carlos Sale, personal del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) y efectivos de la policía se dirigieron ayer por tarde a la zona del Villa Padre Monti, donde encontraron el cuerpo sin vida de un hombre, que confirmaron se trata de Marcial.

El fiscal Sale fue hasta ese lugar acompañado del hermano de la víctima, quien reconoció los restos de su familiar, y con el imputado Vizcarra para que indicara el lugar donde arrojó el cuerpo del profesional.

Según fuentes judiciales, los investigadores llegaron al lugar a partir de información proporcionada por Vizcarra, quien horas antes se había presentado en una comisaría de la provincia, junto a su abogado, y reconoció haber matado al odontólogo y luego arrojar el cuerpo en el sitio donde fue encontrado.

De acuerdo con las pesquisas, ahora se investiga si el odontólogo y Vizcarra mantenían algún tipo de relación.

Click to enlarge
A fallback.

Una de las fuentes indicó que el cadáver "fue encontrado con ropa y presentaba una herida compatible con un disparo de arma de fuego a la altura del cuello, con un importante estado de descomposición" por lo que "los perritos decidieron resguardar los restos en una bolsa mortuoria" para ser trasladados al Cuerpo Médico Forense donde hoy se realizará la autopsia correspondiente para determinar las circunstancias del crimen.

Por su parte, según las fuentes, Vizcarra declaró que el disparo que mató a Marcial "fue accidental", aunque el fiscal Sale caratuló la causa provisoriamente como "homicidio agravado por el uso de arma de fuego".

De acuerdo con fuentes judiciales y policiales, Marcial fue visto por última vez por su familia el sábado 13 de noviembre pasado cuando salió de su casa, a bordo de su auto Toyota Corola color gris, situada en la calle Chile al 3000, a buscar una torta que había encargado para el festejo de su cumpleaños.

Según se desprende de la investigación, a las pocas horas, el hombre mantuvo comunicación con su hermano, a quien le dijo que volvería a su vivienda al mediodía.

Sin embargo, luego le mandó un mensaje contándole sobre un cambio de planes y no volvieron a saber de él, por lo que sus familiares realizaron la denuncia ante la policía.

Al día siguiente, el vehículo Toyota Corolla en el que se movilizaba Marcial fue encontrado en la avenida República del Líbano al 2400, con manchas de sangre en el asiento del acompañante y en el baúl.

De inmediato, la justicia ordenó un peritaje en el vehículo y no solo levantó muestras de los restos de sangre sino que también obtuvo otras de restos orgánicos para intentar elaborar un ADN y huellas dactilares, según precisaron las fuentes.

Además, se aguardan los resultados de un informe que le solicitaron a las compañías de teléfonos de los tres celulares utilizados Marcial, y buscan cámaras de seguridad particulares por donde podría haber circulado y donde fue encontrado el auto, con el fin de obtener imágenes que le ayude a esclarecer lo sucedido.

Las fuentes explicaron que los tres teléfonos celulares de la víctima tenían líneas de distintas empresas, por lo que ya se contactaron con las compañías para que entreguen las listas de llamadas entrantes y salientes. (Télam)