(Por Ernesto Zambrini) Silvio Gastón Canteros, absuelto hace 15 días en un juicio luego de haber permanecido dos años preso tras ser bautizado "El Patrón de Moreno" y señalado como líder de una banda narco de ese partido bonaerense, aseguró que le "inventaron una causa de escritorio", que en el allanamiento en la quinta donde vivía la Policía le robó electrodomésticos y dinero y que los efectivos que lo detuvieron se mofaron de él, se rieron del "circo mediático" y hasta le pidieron "disculpas" por apresarlo.

"Todo lo que hice en veinte años lo perdí en un día por un policía que vino y me armó una causa", se lamentó el hombre que el 14 de septiembre fue liberado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Martín tras estar detenido en la cárcel de Ezeiza desde el 8 de agosto de 2019.

Canteros recordó que su novia, Florencia López, estuvo presa cinco meses en el mismo complejo carcelario "solamente por estar el día del allanamiento" hasta que finalmente fue sobreseída de la causa.

"Tuve miedo de seguir preso pero tenía las pruebas suficientes que contundentemente declaraban mi inocencia. En mis palabras finales pedí que se haga justicia para que tanto yo como otros ciudadanos argentinos no pasemos por esta situación", afirmó Canteros, quien sostuvo que "nunca" tuvo problemas judiciales ni había estado detenido, por lo que la pasó "muy mal".

El comerciante, que hasta el momento de su detención se dedicaba a los negocios de informática y a la compra y venta de autos, explicó que apenas lo detuvieron creyó que "todo se iba a resolver mucho antes y que la justicia de primera instancia se iba a dar cuenta de que era inocente", pero cuando comenzó a pasar el tiempo se fue "asustando".

Respecto al día del operativo, realizado tres días antes de las PASO camino a las elecciones presidenciales del 2019, el hombre de 39 años dijo que fue "todo sorpresivo" y que personal de Drogas Ilícitas de La Matanza ingresó a las 4.30 de la madrugada.

Click to enlarge
A fallback.

"Pregunté de qué era, por qué venían y me dijeron que venían a buscar droga, que no me haga el tonto, que había una investigación judicial. Les dije que busquen tranquilos porque acá no iban a encontrar nada, en todo momento pensé que era un error que se habían confundido de domicilio para allanar, como lo vi mucho en las noticias", señaló.

Según sus dichos avalados en el fallo del TOC 1, en ningún momento le "informaron que encontraron droga" y que, por eso, el video difundido para presentar los resultados estaba "editado".

"Uno de los policías que estuvo desde un principio salió a la calle y había mucha prensa, entonces vuelve a entrar y me dice 'qué circo te están armando pibe, bueno por lo menos te vas a hacer famoso' y se reía", rememoró.

Canteros resaltó que los policías que lo llevaron esposado le "pidieron disculpas" y le aclararon que eran "órdenes de arriba", tras lo cual sufrió el robo de "dólares y pesos que tenía de la venta de un auto" y de "las mesas, las sillas, las cadenitas y de todos los electrodomésticos que los cargaron impunemente" a sus vehículos y se los llevaron sin haberlos anotado en el acta del procedimiento.

"Nunca pensé que iban a armar un show televisivo de magnitud nacional e internacional, todo lo que vieron en el allanamiento y lo que se difundió públicamente del hallazgo de la droga no era mío. Eran de operativos que se hicieron al mismo tiempo en otros lugares, pero todo se exhibió en la quinta como para hacerlo más mediático", explicó.

Si bien no sabe a quién atribuirle la responsabilidad del "armado" del expediente por la presunta venta de drogas y de haberlo tildado como "El Patrón de Moreno", que todo haya sido previo a las elecciones significó que a "alguien le sirvió".

Además, Canteros supuso que esta situación ocurrió por "haberle puesto el cartelito de la quinta Nápoles y poner un vinilo en la camioneta atrás que decía El Patrón".

"En ese momento era furor la serie de Pablo Escobar y a mí me gustan ese tipo de series y pienso que en su momento les habrá servido el show porque daban las condiciones mías por ese comportamiento", analizó.

"Inventaron una causa de escritorio. Me plantaron 38 gramos de cocaína y me arruinaron la vida, perdí todos mis bienes, a mi mamá la llevaba a radioterapia porque tiene cáncer y cayó en depresión, mi papá tuvo un ACV producto de lo que me pasó a mí y quedó postrado. Era el sostén de mis dos hijas, que una de ellas tiene epilepsia y se tuvieron que ir a vivir a otro país", concluyó el hombre, quien explicó que hasta perdió el vínculo con ellas. (Télam)