El padre del piloto de avión que fue atropellado por un conductor con el que mantuvo una discusión de tránsito en el partido de Vicente López y murió 20 días después, le pidió al acusado "que se entregue" porque "no va a poder vivir con lo que hizo".

En la puerta de la sala donde se velaban los restos del piloto Julián Gustavo Giménez (28), en Olivos, su padre, Gustavo Giménez, se refirió así al abogado Santiago Tomás Mazzini (37), quien se encuentra prófugo e imputado por el delito de "homicidio".

"Este señor debe estar arrepentido de lo que hizo. Con un hijo en camino, arruinó la vida de Julián, la nuestra y la de él. Ahí va a tener un castigo, estamos buscando que tenga un castigo también con la justicia, que venga y se presente", expresó el hombre, también piloto, en diálogo con C5N.

Tanto él y su esposa acordaron "no generar más odio", al considerar que "la consecuencia de la ira mal ubicada fue esta tremenda desgracia".

"En ningún lado que se pueda esconder lo va a dejar de perseguir lo que hizo. Impune no está. Va a llegar la Justicia, aunque lenta como siempre", expresó, y agregó: "Mucha gente está trabajando para que esto salga bien; lo único que queremos que camine por donde tiene que caminar".

En ese marco, reiteró: "En algún momento va a tener que entregarse, no va a poder vivir con lo que hizo. Es un abogado que buscará la manera. Yo le pido que baje a tierra y que se entregue".

"La justicia no va a devolver a Julián. Los hombres tenemos esta manera de castigar, Dios tiene otra manera de castigar y su conciencia lo va a perseguir toda la vida", dijo.

Al ser consultado sobre cómo era su hijo, el hombre lo describió como "un sol y todo lo que está bien".

"Un chico que nunca dio problemas, era muy bueno...es muy bueno. Es un ejemplo del que tenemos que aprender mucho", expresó.

También contó que aprendió a volar con él cuando tenía 17 años y que, de mil aspirantes, había quedado entre los 30 seleccionados para ingresar a Aerolíneas Argentinas.

"Julián demostró durante su vida lo que es ser una persona de luz", concluyó su padre.

El hecho ocurrió pasadas las 16 del 4 de agosto pasado, en el cruce de San Martín y Remedios de Escalada, en la localidad de Florida, partido de Vicente López, en la zona norte del conurbano, y quedó grabado en distintas cámaras de seguridad municipales.

Todo comenzó cuando Giménez iba a bordo de su moto marca Motomel y fue embestido por una camioneta Jeep Renegade negra, patente AD941LW, conducida por Mazzini.

Las cámaras del municipio captaron el momento en el que la víctima le dio un golpe de puño al espejo izquierdo del rodado mientras cruzaban las vías del ferrocarril.

Metros después, el conductor de la camioneta aceleró y cambió bruscamente de carril para impactar a la moto en la que iba Giménez, quien quedó herido debajo de la Jeep y sobre la vereda.

La causa fue caratulada en principio como "lesiones culposas" pero luego el fiscal Martín Gómez, de la Unidad Funcional de Instrucción de Vicente López Este, pidió la detención por "homicidio simple en grado de tentativa" en base a los videos del hecho y por considerar que Mazzini embistió y atropelló de manera deliberada a Giménez.

El 11 de agosto último, la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) emitió una alerta a todos los puestos fronterizos del país (terrestres, aéreos y marítimos) ante el posible intento de fuga del territorio argentino del abogado.

Esta alerta se produjo luego de que el juez de Garantías 4 de San Isidro, Esteban Rossignoli, rechazara el pedido de eximición de la defensa y ordenara la inmediata detención de Mazzini.

A su vez, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) le solicitó a la Dirección Provincial de Política y Seguridad Vial de Buenos Aires y al municipio de Vicente López suspender la licencia de conducir del imputado.

Por su parte, la víctima fue internada en la terapia intensiva de la Clínica de Olivos, donde los médicos diagnosticaron la pérdida del bazo y un compromiso en la función renal porque el hígado también resultó dañado.

El paciente permaneció en "estado crítico" hasta el pasado martes, cuando murió a raíz de estas heridas.

Tras el fallecimiento del piloto, el fiscal que investiga el hecho recaratuló la causa como "homicidio simple", que tiene una pena de 8 a 25 años de prisión.

(Télam)