El juicio por jurados que se sigue por el crimen de Nora Dalmasso (51), ocurrido en noviembre de 2006 en la ciudad cordobesa de Río Cuarto y que tiene al viudo Marcelo Macarrón como único acusado, pasó hoy a un cuarto intermedio hasta el 5 de julio próximo, cuando se prevé que finalice la incorporación de pruebas y se dé inicio a los alegatos de las partes.

La camarista Natacha García, miembro del tribunal de enjuiciamiento, aseguró hoy a la prensa que el debate se reanudará el próximo martes 5 de julio y allí "las partes decidirán si van a producir más pruebas o clausurar" ese período, con lo que queda todo encaminado para que comiencen los alegatos.

Durante la audiencia de hoy se continuó con incorporación de pruebas testimoniales mediante lectura, sin la presencia del acusado, quien se repone de una cirugía coronaria en su domicilio.

Macarrón (62) responde en este proceso por el delito de "homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal", que contempla la pena de prisión perpetua.

La acusación fiscal sostiene que presumiblemente unos meses antes del 25 de noviembre de 2006, Macarrón "en acuerdo delictivo con personas aún no identificadas por la instrucción, instigó el crimen de su mujer por desavenencias matrimoniales".

Agrega que mientras el acusado se encontraba en la ciudad de Punta del Este participando de un torneo de golf, entre las 20 horas del 24 de noviembre de 2006 y las 3.15 del 25, al menos una persona ingresó en la casa de Nora, en barrio Villa Golf de la ciudad de Río Cuarto, describe la acusación.

El homicida, "aprovechándose de la indefensión de la víctima, aguardó que ésta realice su rutina previa al descanso y abordó a Nora Dalmasso una vez que ésta se encontraba dormida en la habitación de su hija, ubicada en la planta alta de la vivienda".

En esas circunstancias y "cumpliendo el plan delictivo acordado previamente con Macarrón y sus adláteres, la tomó del cuello, ejerciendo una fuerte presión con sus manos, anulando así toda posibilidad de defensa".

Seguidamente, "utilizó el cinto de toalla de la bata de baño que se encontraba en la habitación, realizando un ajustado doble lazo alrededor del cuello, ocasionando la muerte por asfixia. (Télam)