El juez de Garantías 1 de San Isidro, Ricardo Costa, le contestó a la defensa de Martín Del Río, el comerciante detenido como presunto autor del doble homicidio de sus padres ocurrido en agosto en el partido bonaerense de Vicente López, que el pedido que formuló para que cesara su detención, lo tendrá en cuenta para cuando resuelva su situación procesal, informaron hoy fuentes judiciales.

“Corresponde tenerlo presente para su tratamiento en el momento procesal oportuno, ello frente al eventual pedido de conversión en prisión preventiva de la detención que viene cumpliendo el imputado Del Río”, señaló el juez en una resolución a la que accedió Télam.

De esta manera, el planteo presentado por la abogada Mónica Chirivin, será evaluado cuando se resuelva la situación procesal del acusado.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que ello podría ocurrir dentro de dos semanas, ya que el plazo de los primeros 15 días que tenían los fiscales para pedir la prisión preventiva se agotó el miércoles pasado, pero ante un pedido de los representantes del Ministerio Público, el juez Costa habilitó una prórroga por otros 15 días.

El martes pasado, Chirivin pidió el cese de la detención de su cliente Del Río al considerar que la data de la muerte estimada en las autopsias de las víctimas -madrugada del 25 de agosto-, no coincidía con el momento en el que para los fiscales se cometió el doble crimen -la tarde del 24 del mes pasado-, y en el que cuestionó a los testigos que lo identificaron como el "caminante encapuchado" de los videos y además pidió que investiguen como posibles autores del hecho al hermano y la amante de su cliente.

Sobre algunos de estos cuestionamientos, el juez Costa aclaró que existen aún “medidas probatorias cuyo resultado se encuentra pendiente, que fueran dispuestas en el expediente digital y que guardan estrecha relación con algunas de las cuestiones que son objeto del planteo formalizado por la señora defensora particular”.

En tanto, la abogada Chirivin insistió en las últimas horas con un planteo de nulidad sobre la declaración testimonial que la madrugada del 8 de septiembre los fiscales le tomaron a la agente inmobiliaria con la que su cliente tenía una relación extramatrimonial y que lo complicó al reconocerlo en los videos de la causa como el sospechoso encapuchado que llegó y se retiró de la escena del crimen.

Chirivin denunció irregularidades en el procedimiento, ya que, según afirma, la mujer fue detenida en un primer momento en su domicilio, donde circularon en la prensa fotografías de ella custodiada por personal policial femenino, y con las manos hacia atrás como si estuviera esposada, pero cuando declaró en contra de su cliente, se la dejó en libertad.

“El defecto formal es insalvable y afecta garantías constitucionales del imputado por cuanto con ese proceder ilegal se buscó prefabricar prueba en contra de mi defendido, forzando a una persona visiblemente ‘privada de su libertad y con custodia policial’, a la cual se la venía investigando, para que incrimine al imputado mediante la introducción de una declaración testimonial y de esa forma recuperar su libertad”, sostuvo la abogada en otro escrito al que también accedió Télam.

Sin embargo, los fiscales lo negaron en una contestación a esta nulidad donde afirman: “Este equipo de Fiscales puede afirmar contundentemente, que en momento alguno se adoptó temperamento de semejante naturaleza respecto de la testigo (aprehensión) y dicha circunstancia no admite mayor análisis”. (Télam)