El fundador del Náutico Arsenal Zárate Rugby, el club donde jugaban los ocho rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa, defendió hoy a los imputados al decir que "no son asesinos" y que la muerte del joven de 18 años "fue un accidente".

"Lamentablemente peleas hay, hubo y van a seguir habiendo. Fue un accidente. Decir que estos chicos forman un grupo que fue a matar es una payasada total", afirmó el fundador del Náutico Arsenal Zárate Rugby, Bernardo Ditges, en diálogo con Radio con Vos.

En ese sentido, Ditges continuó: "No salían a atacar, no son perros. Se pelaban. Hay gente que se pelea más y otra que se pelea menos. No son personas que salían a atacar".

Además, el referente del club, que aseguró que jugó al rugby con algunos de los acusados y que es amigo de sus familias, señaló a quienes fueron testigos del crimen y no intervinieron.

"Todos los que estaban filmando y tienen las evidencias son partícipes también. En vez de estar con la camarita divirtiéndose viendo cómo lo estaban matando, tendrían que haber dejado la camarita y parar la pelea", opinó.

Al respecto, Ditges apuntó contra uno de los custodios del boliche "Le Brique" que declaró en el juicio: "Había un patovica que se largó a llorar en el juicio. ¿Un tipo de dos metros no se puede meter a separar?"

Por último, el hombre aclaró que "se tiene que condenar a los culpables, pero como cualquier juicio. Tiene que ser condenado por el juez, los testigos y no por la parte mediática".

"No son asesinos. Mataron a una persona y tienen que pagar. No fueron los ocho", concluyó. (Télam)