Irineo Humberto Garzón Martínez, el comerciante acusado de haber drogado y abusado de una joven venezolana de 18 años en su local del barrio porteño de Balvanera, negó hoy los cargos ante la Justicia, acusó a la denunciante de mentirosa y dijo que tuvieron relaciones consentidas, informaron fuentes judiciales y su propio defensor.

“Brindó una declaración indagatoria esperable para cualquier imputado que se defiende y no declara bajo juramento de decir verdad. Reconoció el encuentro y que eso derivo en una relación sexual consentida”, dijo a Télam una fuente judicial que participa de la investigación. (Télam)