El acusado de abusar sexualmente y matar a golpes a una mujer de 29 años frente a su hijo de 5 en un predio abandonado de la localidad bonaerense de Villa Luzuriaga en junio del año pasado admitió hoy haber cometido el crimen y pidió "perdón" a la familia de la víctima, al declarar en la primera jornada del juicio al que es sometido.

"Quiero pedirle perdón a la familia de la chica esta. Sé que es imperdonable. Estoy dispuesto a pagar el delito que se me.impute, soy el único responsable de los delitos que se me imputan", manifestó esta mañana Juan Leonardo Doval (41) al declarar ante los integrantes del Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 de La Matanza, a cargo del juicio por el femicidio de Gloria Cristina Domínguez Zimmerman (29), cometido el 14 de junio del 2021.

Tras ello, el fiscal del debate, Sergio Antín, adelantó que solicitará para Doval una condena por los delitos de "homicidio calificado, abuso sexual con acceso carnal y hurto simple".

En tanto, la defensora Silvina Fernández Rosano dijo que no cuestionará la prueba ni los delitos que se le imputan a Doval, aunque se explayará sobre los atenuantes.

La letrada manifestó además que su asistido optará por no presenciar el juicio, por lo que tras su declaración fue sacado de la sala de audiencias, a la que retornará cuando se de a conocer el veredicto.

Durante esta jornada declaraban como testigos la pareja de Domínguez Zimerman y el forense que realizó la autopsia.

El debate comenzó pasadas las 10 la sede de la Universidad Nacional de La Matanza ante los jueces Franco Fiumara, Nicolás Grapassonno y Gerardo Gayol.

El hecho ocurrió el 14 de junio de 2021 cuando la víctima y su hijo de 5 años se encontraron con Doval, quien iba a venderle a ella una panchera para el maxikiosco en el que trabajaba, en Villa Luzuriaga, partido de La Matanza.

El niño fue testigo presencial del asesinato y aparece en una cámara de seguridad caminando junto a su madre el día del crimen, cuando se encontraron con el acusado.

"Mi mamá está muerta, le pegaron con algo en la cabeza y en todo el cuerpo" y la "dejaron tirada en las rejas blancas", le dijo el nene a un vecino que lo encontró deambulando solo en la calle ese día, según la declaración testimonial de esa persona que el fiscal de La Matanza Gastón Duplaá, a cargo de instruir el caso, reseñó en su requerimiento de elevación a juicio al que accedió Télam.

Gracias a la descripción de su hijo, el cuerpo golpeado de Domínguez Zimmerman fue hallado en el primer piso de un predio abandonado desde hacía mas de 10 años en Villa Luzuriaga, hasta donde fue llevada engañada por el asesino.

El sospechoso fue rápidamente reconocido por su hermana, Johana Doval, en imágenes captadas por una cámara de seguridad difundida por las autoridades tras el hallazgo del cuerpo de la víctima.

La mujer contó también a los pesquisas que su hermano había estado preso cumpliendo una pena de 17 años de prisión por una violación.

Por tal motivo, ese mismo 14 de junio se dictó su captura nacional e internacional, aunque recién fue localizado tres días después, el 17, en una parrilla ubicada debajo de un puente en cercanías del Mercado Central, en Tapiales, por efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones de La Matanza.

Para evitar ser reconocido y detenido, Doval se había afeitado la barba con la que había quedado registrado en las imágenes en las que se lo ve caminar junto a Domínguez Zimmerman y al niño, en lo que fue el último registro con vida de la víctima. (Télam)