Familiares, amigos, vecinos y conocidos participaron hoy con muestras de profundo dolor del velatorio e inhumación de los restos de Martín Mora Negretti (30), quien fue asesinado de varias puñaladas el domingo pasado en el barrio de la exvieja terminal de ómnibus de esta ciudad y por cuyo crimen fueron apresados un joven y tres adolescentes.

El velatorio se llevó a cabo desde ayer al mediodía en la casa de sepelios "Roldán", en la avenida Luro 4036, de la ciudad balnearia, donde desfilaron decenas de amigos, conocidos y familiares, hasta que esta mañana partió el cortejo fúnebre hacia el cementerio Parque de la ciudad de Mar del Plata, donde se realizó la inhumación.

Luis, el padre del hombre asesinado, expresó que espera que la muerte de su hijo "sea bisagra y que desde ahora haya justicia y se acaben los jueces garantistas".

"Tenía un montón de proyectos junto a su novia, pensaba casarse y ahora todo desapareció. Quiero que los senadores y diputados trabajen para cambiar las leyes y estas lacras como las que mataron a mi hijo vayan presos y paguen", sentencio el hombre en medio de dolor y bronca ante la muerte de su hijo.

Al igual que lo que había señalado horas después del crimen, el hombre afirmó que a su hijo "lo mataron peor que a un perro".

"Mi hijo vino a pasar su cumpleaños y el día del padre conmigo y no pudo hacerlo porque aparecieron unos lacras porque otro adjetivo no se merecen y bajaron del edificio con intenciones de matarlo", agregó.

"Mañana si me los cruzo en la calle -continuó- a estas lacras no se que haré, no sé cómo puedo llegar a reaccionar, porque yo a mi hijo no lo vuelvo a ver pero estos quedarán libres como si nada hubiera pasado y mataron a mi hijo. Todos ellos bajaron con intenciones de asesinar".

Por su parte, Marcelo, el hermano de la víctima, expresó acongojado que "no hay una explicación de lo que sucedió, es inentendible".

"Mi madre esta destruida es un ente. Mi hermano era un ser maravilloso, trabajador, vivía siempre alegre. Quería comprarse una casita para casarse con su novia y ahora nada. Estos mañana pueden ir presos y su padres podrán ir a visitarlo y llevarles un plato de comida, pero mi madre, no", manifestó el hermano mayor de Martin, quien además reflexionó acerca de los que quiere la sociedad en el futuro.

"Acá faltan valores, acá falta educación, la educaciones es la base de todo. Tienen 13, 14 o 15 años y salen con cuchillos para matar porque ya saben que nada les pasara", afirmó. (Télam)