Una jueza dictó la prisión preventiva para los tres detenidos por el femicidio de Macarena Blanco, una joven de 28 años que fue hallada asesinada a puñaladas el pasado 7 de marzo en un departamento del macrocentro salteño, informaron hoy fuentes judiciales.

La jueza de Garantías 8, Claudia Puertas, dictó la prisión preventiva de Aarón Alejandro Zárate (18), quien se encuentra acusado como autor del delito de "homicidio triplemente calificado por ser cometido con ensañamiento y alevosía, odio de género y por mediar violencia de género", en perjuicio de Blanco (28).

Asimismo, dispuso la prisión preventiva para el remisero Emilio Vicente Sivila y para Sergio Ignacio Rueda Mollins, ambos acusados del delito de facilitación a la prostitución.

La magistrada adoptó la medida en base a la solicitud de la fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma, quien fundamentó el pedido en el riesgo de fuga y el peligro de entorpecimiento de la investigación que representa que los acusados permanezcan en libertad.

Los tres hombres fueron detenidos el 8 de marzo pasado, tras el hallazgo del cadáver de Blanco, un día antes, en un departamento de la calle Alvarado al 1.700, del macrocentro de la capital salteña, que le había alquilado a Rueda Mollins.

En tanto, Zárate había sido captado por las cámaras de seguridad del edificio, el día del hecho, subiendo con la víctima en el ascensor.

Sivila, según surge de la acusación fiscal, era quien transportaba, acompañaba y resguardaba a la víctima en su actividad, facilitando que se desempeñe en la misma.

La jueza Puertas consideró que la prisión preventiva de los tres imputados “debe ser dispuesta, por encontrarse reunidas las condiciones necesarias para su procedencia, de acuerdo a las previsiones y espíritu del Código Procesal Penal de Salta y la naturaleza de la medida cautelar en cuestión”, sobre todo a su carácter de excepcional, proporcional y revisable.

En primer lugar, la magistrada tuvo como probable la participación de los imputados en el hecho por el que son investigados, lo que se encuentra corroborado a lo largo de los elementos probatorios existentes en la causa.

Además, valoró como probable la aplicación en firme de una pena privativa de la libertad, por lo que este requisito exigido por la ley vigente se encuentra cumplido, ya que en caso de ser condenados, los tres acusados tendrían penas que serían indefectiblemente de prisión efectiva.

En el caso de Zárate, podría ser condenado a prisión perpetua, mientras que el delito por el que se encuentran acusados Rueda y Sivila tiene prevista una pena que va entre los cuatro y los seis años de prisión.

Por esto último, la jueza estimó que se encuentra configurado el peligro de fuga, para lo que evaluó que Zárate carece además del arraigo suficiente en la ciudad de Salta, por lo que se advierte un riesgo serio y efectivo de fuga, en el supuesto de encontrarse en libertad.

Esta misma falta de arraigo fue advertida por la jueza en su resolución con respecto a Rueda y Sivila.

Finalmente, Puertas decidió rechazar el pedido de sobreseimiento formulado por la defensa de Julio Alejandro Zullca, que era la pareja de la víctima y que recuperó su libertad a pedido de la fiscal penal interviniente. (Télam)