Un joven de 26 años que había sido detenido el 8 de julio pasado en el barrio de Chacarita por haber amenazado y golpeado a su expareja y madre de su hija tras ingresar violentamente al domicilio de ella a pesar de que tenía una restricción de acercamiento, seguirá con prisión preventiva a pedido de una fiscal porteña, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de un joven que en junio del año pasado ya había sido denunciado por violencia de género y se le había colocado una tobillera de reposicionamiento, con la intención de garantizar la seguridad de la exmujer y de su hija de 3 años, y actualmente tenía un impedimento judicial para acercarse a ella.

El Ministerio Publico Fiscal (MPF) de la Ciudad aseguró que a través de una audiencia realizada por videoconferencia, en las últimas horas se resolvió la prisión preventiva para el joven, quien quedó imputado por violencia de género.

La prisión preventiva fue solicitada por la fiscal Verónica Andrade, a cargo de la fiscalía Penal Contravencional y de Faltas 1 de la Ciudad, y otorgada por el Juzgado 23 a cargo del juez Norberto Circo.

Según las fuentes judiciales, todo comenzó el 10 de junio del 2019, cuando el hombre fue denunciado por violencia contra su exmujer y madre de su hija de 3 años y la justicia le colocó una tobillera de reposicionamiento por 120 días para evitar que pudiera acercarse a ella.

El hombre quedó imputado en ese momento en el marco de una causa por "amenazas coactivas, lesiones agravadas y desobediencia", y el Juzgado Criminal y Correccional 45, lo procesó sin prisión preventiva el 12 de junio de este año, explicaron los investigadores.

Sin embargo, fuentes judiciales informaron a Télam que durante la madrugada del pasado 6 de julio el hombre ingresó nuevamente por la fuerza a la vivienda de su exmujer, en el barrio porteño de Chacarita, y la atacó.

Previamente, la justicia determinó que el agresor le había mandado mensajes amenazantes diciéndole que la iba a matar.

“Te juro que me meto y te mato y me entrego solo”, fue el mensaje que le envió por WhatsApp el joven a su expareja, en la que también se sumaron varios llamados.

Durante el ataque del 6 de julio pasado, los investigadores determinaron que el hombre la golpeo y rompió el dispositivo y, al enterarse que la policía estaba en camino, se escapó, aunque finalmente fue apresado dos días después a pedido de la fiscal Andrade, quien solicitó el allanamiento a su vivienda argumentando posible peligro de fuga, entorpecimiento del proceso y la escalada en la violencia desplegada por acusado hacía su expareja.

Del operativo participaron la Comuna 13C, con la ayuda del la Comuna 12C y la División de Alarmas de la Policía de la Ciudad. (Télam)