El hombre que acompañaba a la mujer encontrada muerta en el jacuzzi de una habitación de un hotel de centro de Rosario y que se fue antes del hallazgo fue detenido en las últimas horas en el barrio porteño de Palermo, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

El detenido fue identificado por los voceros como Ezequiel Maximiliano Méndez (45), quien era buscado desde el 18 de abril último, cuando su pareja, Mónica Acosta (33), con quien se había ingresado el miércoles 13 de ese mismo mes en un Hotel Plaza Real de Rosario fue hallada muerta sumergida en el jacuzzi de la habitación que ocuparon en el octavo piso.

Voceros del Ministerio Público Fiscal informaron hoy a Télam que el hombre fue detenido ayer, alrededor de las 15, en una vivienda ubicada en la calle Fray Justo Santa María de Oro al 2.400, de Palermo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En las próximas horas el hombre será trasladado a la ciudad de Rosario y puesto a disposición del fiscal que investiga el caso, Adrián Spelta, quien lo someterá a una audiencia imputativa en los próximos días.

Sobre los cargos que le imputará, los voceros dijeron que se esperan los resultados toxicológicos definitivos para determinar las causas de la muerte de la mujer y así establecer si su pareja tuvo alguna responsabilidad.

Por tal motivo, el fiscal se reserva la calificación para el día de la audiencia, señalaron las fuentes.

La pareja arribó a Rosario el pasado miércoles 13 de abril y se registró en un hotel ubicado en la calle Santa Fe al 1.600 del centro de Rosario con la intención de pasar el fin de semana largo de Semana Santa.

El lunes siguiente, la mujer fue hallada muerta in el interior del jacuzzi de la habitación que ambos ocuparon en el octavo piso del hotel.

En el marco de esa investigación los investigadores pudieron establecer que su pareja abandonó el lugar en el auto en el que habían llegado el sábado 16 de abril.

Al momento del hallazgo, el cadáver estaba en avanzado estado de descomposición y los peritos estimaron el fallecimiento en unas 36 horas antes.

En la habitación había indicios de consumo de estupefacientes, indicó ese día el fiscal Spelta.

El hombre tenía pedido de captura y la dirección en la provincia de Buenos Aires que había registrado en el hotel fue allanada sin resultados hasta ayer, cuando fue localizado y detenido. (Télam)