Un hombre de 28 años sindicado como jefe de la barrabrava de Newell’s Old Boys de Rosario, Alejandro “Rengo” Ficadenti, fue detenido hoy junto a otras tres personas como sospechosos del crimen de un anterior líder de la barra, informaron fuentes judiciales.

Las detenciones de las cuatro personas vinculadas al asesinato de Nelson “Chivo” Saravia, ocurrido el 23 de octubre pasado, se realizaron hoy como consecuencia de 14 allanamientos solicitados por el fiscal rosarino Matías Edery, de la Agencia de Criminalidad Organizada, informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

En las requisas, la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Policía local secuestró 400 mil pesos en efectivo, un arma y teléfonos celulares, detallaron las fuentes.

Ficadenti, señalado como actual jefe de la barrabrava de Newell’s, fue detenido en un domicilio de la localidad de Piñero, ubicada a 20 kilómetros al sudoeste de Rosario.

Además, se realizaron allanamientos en las ciudades de Rosario, Villa Gobernador Gálvez y Fray Luis Beltrán, precisaron los voceros.

Fuentes judiciales indicaron que también fueron arrestadas otras tres personas identificadas como Kevin J., Juan Manuel A. y a Jonatan B., quienes serán imputados por el crimen de Saravia junto a otros dos hombres que ya están detenidos por otra causa.

Desde la Fiscalía no se brindaron precisiones sobre el delito del que se acusará a los arrestados ni su posible participación en el crimen de Saravia.

El “Chivo”, como se la conocía a la víctima, fue asesinado de varios disparos en su domicilio de calle San Nicolás al 3700 de Rosario el 23 de octubre pasado, cuando ya había dejado su participación activa en la barrabrava de Newell’s.

Según la investigación, cuatro personas ingresaron la madrugada a la vivienda y le dispararon varias veces, mientras Saravia estaba en su habitación.

El barra murió alrededor de las 2 de la madrugada en el hospital de Emergencia, adonde fue trasladado, producto de las heridas sufridas.

Antes de su asesinato había sido destinatario –junto a familiares- de tres atentados a balazos, dos de ellos en el mismo domicilio donde lo mataron.

Por ese crimen fue arrestado e imputado en mayo pasado un hombre identificado como Guillermo Manuel Sosa (41), alias “Ojitos” o “Chupa”, también integrante de la barrabrava “Leprosa” y vinculado a la narcobanda local “Los Monos”.

El fiscal Luis Schiappa Pietra acusó a Sosa como partícipe primario del homicidio de Saravia y como miembro de una asociación ilícita liderada desde la cárcel por Ariel “Guille” Cantero, jefe de “Los Monos”.

El fiscal señaló en la audiencia que Sosa “organiza y dispone de recursos humanos que realizan diversas actividades relativas a la organización interna de la barra, disponiendo de entradas para ingresar al estadio, administra los cuidacoches los días de partidos y el dispendio de comidas y bebidas en los alrededores del estadio”.

Y afirmó que “en ese rol se encarga de organizar atentados contra las personas de organizaciones antagónicas, fundamentalmente en la zona Norte de Rosario y en (la ciudad de) San Lorenzo”, que encarga a terceros o “ejecuta directamente”. (Télam)