Una pareja fue apresada en las últimas horas acusada de haber instigado un crimen cometido en febrero en la localidad bonaerense de General Rodríguez, al que vincularon al narcomenudeo en la zona de Moreno, y que derivó en la detención de nueve policías como sospechosos de haberse apoderado de cocaína durante un procedimiento en el marco de la investigación de ese homicidio, informaron hoy fuentes judiciales.

Los detenidos fueron identificados como Osvaldo Torres (45), alías "Tío", y su esposa Sandra Contreras (40), quienes se ocultaban en una barrio en la periferia de la ciudad entrerriana de Gualeguaychú.

Las detenciones fueron dispuestas por la fiscal Gabriela Urrutia, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 de General Rodríguez, tras solicitarlo ante la jueza Adriana Julián del Juzgado de Garantías 1 del mismo Departamento Judicial.

Según las fuentes, Torres fue considerado el instigador del asesinato de José Gutiérrez (32), apodado "Diosito", padre de dos hijos menores que tenía una bicicletería en su casa en la calle Galán de Malta, entre Ortega y Matheu, de General Rodríguez.

El bicicletero fue asesinado el 15 de febrero, alrededor de las 23.20, frente a su mujer y a sus dos hijos porque aparentemente le había robado a Torres una bolsa que contenía 5 kilos de cocaína.

Los voceros añadieron que el acusado envió a dos sicarios que llegaron a pie a su casa y lo sacaron al patio para rematarlo de rodillas frente a su familia.

"Vamos a buscar la droga que le robaste al Tío", le dijo uno de los delincuentes y, al no obtener una respuesta, lo mató de dos balazos, uno en el pecho y otro en un brazo.

La detención de Torres y su esposa fue realizada por la División Investigaciones de Gualeguaychú, a través del Departamento de Investigaciones Especiales de la Policía Federal Argentina (PFA), ya que tenían información precisa que ambas personas se estaban ocultando en la localidad entrerriana desde hacía una semana.

Es así que los policías primero detuvieron al hombre cuando salía de un negocio donde había realizado una compra en la calle 25 de Mayo y Chalud.

Inmediatamente, los federales llegaron hasta Contreras, a quien se la se la detuvo afuera del domicilio donde se alojaba con su pareja, ubicado en inmediaciones de calles Tala y Monseñor Chalup.

Los informantes agregaron que el Juzgado de Garantías de Gualeguaychú en turno fue puesto en conocimiento de lo sucedido y ordenó que el hombre quedara detenido en la Jefatura mientras que la mujer fue derivada a la Comisaría de Minoridad, en avenida del Valle, hasta tanto sean trasladados a Buenos Aires para su indagatoria sobre la investigación de narcotráfico.

En tanto, en la causa sobre los policías detenidos aún se espera que la jueza Adriana Julián de Moreno decida la situación procesal de cada uno de ellos.

La fiscalía había pedido la prisión preventiva para el capitán Abel Ramón Acosta, la oficial Principal Gabriela Noemí Ibarra, el sargento Leonardo Fabián Biotti, el oficial Juan Eduardo Vieira, el oficial Alexis Abel Romero, el subteniente Sebastián Eduardo Perín, el suboficial mayor Ángel Rufino Morales el oficial ayudante Claudio Sebastián Branchi y el subteniente Darío Roberto Torres.

La fiscalía los acusó de "haberse apoderado de una cantidad de cocaína que había sido secuestrada en un operativo realizado tras el crimen de un narco".

Para todos ellos, Urrutia solicitó la prisión preventiva por "robo agravado por ser cometido en poblado y en banda, por el uso de arma y por ser integrantes de una fuerza de seguridad en concurso real con falsedad ideológica de documento público y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización".

Los voceros detallaron que los acusados pertenecían a la comisaría de Francisco Álvarez y al gabinete de Drogas Ilícitas de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Moreno.

La fiscal Urrutia pidió la medida cautelar debido para que no se entorpezca la investigación de la causa narcotráfico.

Los arrestos de los nueve efectivos se concretaron en la noche del miércoles 22 de abril pasado en varios allanamientos realizados por personal de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal (PFA), con apoyo de policías del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Moreno, a pedido de la jueza Julián. (Télam)