Un hombre quedó detenido luego de entregarse y confesar el crimen del empleado de una pescadería, que fue hallado apuñalado y golpeado el pasado martes en su departamento en el centro mendocino, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

La detención se produjo ayer en la tarde, cuando el imputado se presentó por su propia cuenta ante la Oficina Fiscal 13 y dijo ser el responsable del crimen de Miguel Grimalta (38), ocurrido en un departamento de la calle Godoy Cruz al 276, en la ciudad de Mendoza.

Se trata de Juan "Chino" Guzmán (31), quien era buscado por los investigadores a partir de los resultados de las pericias que lo señalan como uno de los posibles responsables del crimen.

En las próximas horas el fiscal de la causa, Gustavo Pirrello, procederá a imputarlo por "homicidio simple", en tanto los investigadores continúan en la búsqueda de otros sospechosos que se cree tuvieron algún grado de participación en el crimen.

El hecho ocurrió el martes cuando Grimalta, quien trabajaba en una pescadería en el interior del Mercado Central, ubicada en la ciudad capital, fue hallado asesinado en su departamento.

Al momento de hallazgo, el cuerpo presentaba heridas de arma blanca, entre ellas una mortal en el tórax, y varios golpes en distintas partes del cuerpo.

Los pesquisas creen que el crimen se produjo en el marco de una pelea entre la víctima y otros hombres con los que había compartido bebidas alcohólicas en su departamento. (Télam)