Un hombre de nacionalidad peruana fue detenido hoy en el Bajo Flores porteño acusado de ser uno de los jefes de la organización criminal que comercializaba estupefacientes en el barrio Padre Mugica, de Villa Lugano, informaron fuentes policiales.

Se trata de Arturo Andia Ormeño (32), alias “Sonrisa”, quien está señalado como el segundo en la línea de mando de la organización que comanda por Raúl Marín Maylli Rivero, conocido como “Dumbo”.

Fuentes policiales indicaron que Ormeño fue detenido esta madrugada luego de un allanamiento comandado por la Policía Federal Argentina (PFA) en la villa 1-11-14 de la zona del Bajo Flores.

Ormeño tenía pedido de captura por parte del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 11, a cargo de Julián Daniel Ercolini, por ser sindicado como uno de los jefes de una organización criminal que operaba en el barrio Padre Mugica, dedicada a la comercialización de estupefacientes.

En el lugar se secuestró un teléfono celular; un Ipod; un gas pimienta; una tarjeta de crédito; un chip y documentación de interés para la causa, indicaron las fuentes.

El procedimiento de esta mañana fue en el marco de otros operativos llevados a cabo días atrás, donde se detuvo a otros cinco presuntos integrantes de la organización.

La causa que investiga el fiscal Ercolini tiene como principal prófugo a "Dumbo", quien está al mando de la banda narcocriminal del mencionado barrio de Villa Lugano.

Tiempo atrás “Dumbo” integró la organización liderada por Marco "Marcos" Estrada González, el narco condenado a 24 años de prisión por comandar "una empresa" que controló la venta de drogas entre 2009 y 2017 en la villa 1.11.14 del Bajo Flores porteño.

La última semana, la Policía de la Ciudad detuvo a cuatro hombres armados que se cree que integran una banda dedicada al narcomenudeo.

Los apresados fueron identificados por fuentes policiales como Joel Goñez Sánchez (24), de nacionalidad peruana; Ricardo Alexis Montalvo (18), Adrián Tejerina (21) y Armando Tejerina (24), los últimos tres, argentinos.

El operativo que derivó en los arrestos se llevó a cabo tras las protestas y denuncias de vecinos del barrio Mugica que reclamaron protección en la zona y que aseguraron estar a merced de grupos narcos que tirotean sus viviendas y negocios.

El incidente principal se registró el pasado lunes 17, cuando un sindicado narco del barrio mató de un tiro al perro de una vecina porque ladraba y, ante la intervención de otra mujer que lo acusó y le reclamó ese acto, a la noche otro grupo efectuó cerca de 40 tiros contra su vivienda.

A raíz de ese suceso, los vecinos salieron a protestar y reclamar seguridad, lo que derivó en algunos incidentes con policías que intentaron evitar que cortaran calles y avenidas para visibilizar lo que sucedía. (Télam)