Tres sospechosos fueron detenidos hoy como acusados del crimen de un joven de 26 años, asesinado a balazos el lunes pasado por dos personas que iban en una moto y lo sorprendieron cuando cerraba un local de venta de teléfonos celulares en el que trabajaba como empleado, en la ciudad chaqueña de Resistencia, informaron fuentes policiales.

Se trata de tres jóvenes de 20, 21 y 22 años, quienes fueron aprehendidos por agentes del Departamento Investigaciones Complejas de la Policía del Chacho, luego de cuatro allanamientos realizados en distintos domicilios situados en dicha ciudad.

Voceros policiales informaron que en los procedimientos además fueron secuestrados un fusil FMK.3 calibre 9 milímetros, semi automático.

Los uniformados también se incautaron de 557 cartuchos y 3.819 puntas de bala de distintos calibres; como así también seis macetas y tres plantines de marihuana.

Los tres detenidos quedaron a disposición del fiscal Roberto Villalba, a cargo de la Fiscalía de Investigación Penal 6, en el marco de la causa por el “supuesto homicidio criminis causa”.

El hecho ocurrió el lunes último cerca de las 22 en el local "My Phone" ubicado en la calle Roque Sáenz Peña al 707, en pleno centro de Resistencia, donde la víctima, identificada como Carlos Alejandro Montero Codutti, fue atacada.

Fuentes policiales y judiciales informaron que un llamado de emergencia al 911 alertó por la presencia de una persona que había sufrido una herida de arma de fuego.

Inmediatamente, efectivos de la comisaria tercera metropolitana y personal de la línea 107 fueron al lugar.

Al llegar, los agentes establecieron la veracidad de lo informado y constaron que el joven fue lesionado aparentemente con un arma de fuego, por lo cual fue trasladado urgente en ambulancia al hospital Perrando.

Según las fuentes, alrededor de las 22.30, los médicos dictaminaron que Montero Codutti ingresó al centro de salud sin signos vitales, por lo cual el cuerpo fue trasladado al Instituto Médico de Ciencias Forense (IMCiF) a los fines de realizar la autopsia correspondiente.

El fiscal Villalba se hizo presente en el lugar del hecho junto a su equipo del poder judicial, a los fines de recolectar elementos probatorios para la investigación.

Los pesquisas analizaron las cámaras de seguridad en la zona y, en particular, una de ellas que captó el momento en el que el joven fue abordado por dos hombres en una moto de 110 cilindradas de color negra.

Previamente, Montero Codutti estaba cerrando la persiana del comercio y estaba ingresando una moto al interior.

Tras ser interceptado, el joven salió del local para enfrentarlos y el que iba como acompañante efectuó dos balazos que impactaron en su cuerpo.

El fiscal Villalba dispuso la intervención de la División Delitos contra las Personas dependiente del Departamento Investigaciones Complejas.

El personal secuestró en el lugar un casquillo calibre 9 milímetros, por lo que sospechan que el arma utilizada fue una pistola.

Los investigadores también procuraban establecer el móvil del crimen y si los agresores que huyeron sin robar nada fueron directamente a balearlo. (Télam)