Tres delincuentes armados fueron detenidos cuando escalaron hasta el balcón de un primer piso para entrar a robar a un departamento en el barrio porteño de Palermo, gracias al aviso de una de empresa de seguridad privada, informaron hoy fuentes policiales.

Si bien trascendió hoy, el hecho ocurrió el sábado por la noche en un edificio de la calle San Benito de Palermo al 1500, en la zona conocida como Las Cañitas.

La intervención policial se inició gracias a que un empleado de seguridad de un edificio lindero que vigila a través de un tótem y por videocámaras, observó un movimiento extraño en la calle con los ocupantes de un auto.

Según lo que quedó registrado en los videos de las cámaras de seguridad, los sospechosos bajaron del vehículo, merodearon la zona y tras apoyar una escalera en un árbol comenzaron a escalar y llegaron hasta el balcón de un departamento del primer piso.

El vigilador llamó al 911, por lo que en pocos minutos arribó un móvil de la comisaria vecinal 14 B de la Policía de la Ciudad, cuyo personal encontró un auto Volkswagen Gol con el motor en marcha, pero sin ocupantes, y una escalera apoyada contra una pared lindera al edificio, que conducía hasta el balcón de la primera planta.

Los policías montaron un operativo cerrojo y pudieron detener a los tres delincuentes cuando intentaban escapar saltando hacia la vía pública.

Luego de ser revisados e identificados, los oficiales les secuestraron dos armas de fuego calibres 22 y 38 y la suma de 5.340 pesos.

Los detenidos son dos hombres de 35 años y el restante de 28, según precisaron los voceros.

Ana, dueña del departamento donde quisieron entrar los delincuentes, aseguró esta mañana a la prensa que ella no estaba, pero sí su marido, quien a raíz de la situación quedó “con estrés”.

La mujer confirmó que los ladrones “no llegaron a entrar” y que su pareja se enteró cuando la policía le tocó el timbre para avisarle que tenía “gente que entró por el balcón”.

“Dos saltan por el balcón y los detienen abajo y al otro lo detienen en el balcón”, explicó Ana.

La mujer comentó que su marido solo escuchó “un ruido y los timbres” y confirmó la intervención clave de la empresa de seguridad para detectar la maniobra.

“Alguien llamó al 911 y ahora entiendo que fue la gente de seguridad del edificio de al lado. La policía dice que fue al voleo, que aprovechan las vacaciones”, agregó.

La causa por la tentativa de robo quedó a cargo del juez Nacional en lo Criminal y Correccional 41, Osvaldo Daniel Rappa, quien ordenó el traslado de los imputados hasta la correspondiente Alcaidía de la Policía de la Ciudad y el secuestro de las armas de fuego y del auto. (Télam)