Dos hombres fueron detenidos en las últimas horas acusados de femicidio de la niña Sabina Cordorí Garnica (11), quien fue hallada asesinada el pasado domingo en un descampado en el barrio Desatanudos de la ciudad de La Rioja, informaron fuentes policiales.

Con estas dos detenciones, ya son cuatro los hombres apresados en el marco de la causa por el asesinato de la niña, quien, según la autopsia, murió asfixiada y se cree que además fue abusada sexualmente.

Fuentes judiciales aseguraron que en las últimas horas fueron detenidos Diego Nievas (26) y Jonathan Farías (32), quienes se suman a los ya apresados Segundo Ezequiel Tévez (28) y José Emanuel “Chino” Nievas (22).

La investigación a cargo de la jueza de Violencia de Género y Protección Integral Infantil de La Rioja, Gabriela Asís, determinó que los dos hombres de apellido Nievas y Farías son parientes y que el día de la desaparición de la niña estuvieron consumiendo bebidas alcohólicas en el kiosco al que fue a comprar Sabina cuando fue vista por última vez.

Fuentes con acceso al expediente aseguraron que los tres familiares fueron imputados del delito de femicidio en concurso real, ya que en los allanamientos de ayer y hoy en sus domicilios la policía secuestró ropa que supuestamente pertenecía a la víctima.

Respecto del detenido Tévez, los pesquisas aseguraron que la jueza Asís aún no resolvió su situación procesal.

El jefe de la Policía de La Rioja, comisario general Marcelino Elizondo, aseguró que la autopsia realizada en las últimas horas al cadáver determinó que de la niña murió como consecuencia de una insuficiencia respiratorio traumática.

“Es importante recalcar que la causa está con secreto de sumario por orden de la jueza Gabriela Asis, por ello no se informó oficialmente si la menor fue abusada antes de ser asesinada”, dijo el jefe policial, aunque distintos voceros aseguraron que el cuerpo presentaba signos de abuso.

Respecto al crimen, Elizondo calificó el hecho como "aberrante" y afirmó que confía en que "será esclarecido".

"Estamos todos dolidos y consternados, es duro para nosotros como padres y ciudadanos. Confío en nuestros profesionales para aclarar este aberrante hecho”, dijo el jefe policial, quien pidió "prudencia en la información que se difunde", ya que "hay familias, amigos, vecinos que están consternados, destruidos, con un estado anímico sensible".

El episodio comenzó a investigarse cerca de las 19 del domingo último, cuando la niña salió de su casa a comprar pan a un kiosco ubicado a pocas cuadras.

Con el correr de las horas y al ver que no regresaba, sus padres y vecinos salieron a buscarla por la zona y rastrillaron todos los rincones del barrio, hasta que cerca de las 23 un hombre que participaba de la búsqueda junto a su novia halló el cuerpo de Sabina en un descampado, por lo que se dio aviso a la policía. (Télam)