Tres hombres fueron detenidos como acusados de matar de al menos cuatro balazos a un hombre frente a su esposa hace dos semanas en el barrio porteño de Nueva Pompeya, cuando la defendió de un asalto y forcejeó con el delincuente que la había interceptado para robarle la cartera, informaron hoy fuentes policiales.

Las capturas fueron llevadas a cabo anoche por efectivos de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad en domicilios ubicados en la Capital Federal y en la Fundación Candil, un centro de tratamiento de adicciones ubicado en la localidad bonaerense de La Lonja, partido de Pilar.

Voceros policiales informaron a Télam que los detectives porteños iniciaron la investigación por el crimen de Juan Carlos Fernández (48) y lograron individualizar el vehículo en el que se desplazaban los presuntos homicidas luego de cotejar distintas cámaras de seguridad.

Posteriormente, el juez Javier Sánchez Sarmiento, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 54, autorizó una serie de medidas en la investigación, que permitió a los pesquisas la intervención de líneas telefónicas, el análisis de redes sociales y tareas de campo.

En ese marco y luego de identificar a los sospechosos, anoche se concretaron tres detenciones y se secuestraron armas de fuego, municiones, uniformes de la Policía Federal Argentina (PFA), la camioneta utilitaria Peugeot Partner utilizada por los acusados el día del hecho, teléfonos celulares y una bolsa con marihuana.

Al respecto, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro, escribió esta tarde en su cuenta de Twitter: “Le prometimos a Patricia y sus hijos que a los asesinos de Carlos, su marido, los íbamos a buscar hasta abajo de las piedras. Cumplimos: ayer los agarramos porque en la Ciudad el que las hace, las paga”.

“Carlos Fernández tenía 48 años. Fue asesinado a tiros en Pompeya mientras acompañaba a su esposa a tomarse el colectivo para ir a trabajar. Apenas nos enteramos, pusimos todos nuestros recursos a disposición para hacer justicia. Hoy están presos, y esperamos que por muchos años”, concluyó D'Alessandro.

Los detenidos quedaron a disposición de la Justicia y serán indagados en las próximas horas por el juez Sánchez Sarmiento y por la fiscal en lo Criminal y Correccional 54, Laura Belloqui.

El hecho ocurrió alrededor de las 5 del lunes 25 de julio, en Uspallata al 3700, en el barrio de Nueva Pompeya, a unas seis cuadras de la sede del Gobierno porteño, donde varios vecinos llamaron al 911 al escuchar detonaciones de un arma de fuego.

Ante esta situación, personal de la comisaría vecinal 4B de la Policía de la Ciudad fue desplazado al lugar y, al llegar, los oficiales se encontraron con Fernández herido a balazos y, a su lado, a su esposa solicitando auxilio.

Si bien al lugar también arribó una ambulancia del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME), los facultativos constataron que el hombre ya había fallecido producto de al menos cuatro heridas de bala que presentaba en la cabeza, los hombros y debajo de una axila.

Fuentes policiales indicaron a Télam que el hecho ocurrió cuando la mujer se dirigía a pie hacia la parada de colectivos para ir a su trabajo en el Hospital Militar y fue abordada por un delincuente armado que intentó quitarle la cartera.

Su marido, que como todos los días la acompañaba hasta la parada del colectivo 133, se abalanzó sobre el ladrón, se produjo un forcejeo y luego el delincuente disparó varios tiros contra la víctima, tras lo cual se subió a una camioneta donde lo esperaba al menos un cómplice y ambos huyeron sin que hasta esta tarde hayan sido detenidos.

"El hombre reaccionó y forcejeó cuando el delincuente abordó a su pareja y ahí lo asesinaron", dijo a Télam uno de los investigadores de la causa. (Télam)