Dos hombres de 22 y 23 años fueron detenidos tras una serie de allanamientos, acusados de haber asesinado de un balazo en el pecho a un efectivo de la Policía de la Ciudad el pasado 9 de julio durante un asalto cometido en la localidad bonaerense de Sarandí, partido de Avellaneda, informaron fuentes policiales y judiciales.

Las detenciones fueron concretadas esta madrugada por efectivos de la comisaría 6ta de Avellaneda tras nueve allanamientos, en los cuales se secuestraron armas de fuego, chaleco antibalas, equipos celulares, prendas de vestir utilizada por los delincuentes durante el hecho.

Los detenidos por el crimen del efectivo Héctor José Kuciukas (59) fueron identificados por la policía como Roberto Ezequiel Seguí (23) y Brian Nicolás Ávalos (22), este último sindicado por los investigadores como el ejecutor del homicidio.

Durante los allanamientos, además de Seguí y Ávalos fueron detenidos otros dos hombres, aunque por tenencia ilegal de arma de fuego.

Según los voceros judiciales, los aprehendidos fueron identificados como Marcelo Ariel Luna (31) y Walter Claudio Castillo (44), a quienes se le incautaron un revolver calibre .22, un revolver calibre .32 y una pistola calibre 9 milímetros.

El crimen del policía Kuciukas ocurrió cerca de las 7 de la mañana del 9 de julio pasado en la calle Cangallo al 1900, esquina Salta, justo en el límite de las localidades de Sarandí y Gerli, en el sur del conurbano, cuando cinco delincuentes interceptaron a la víctima con intenciones de robo.

Según indicaron las fuentes a Télam, el policía se encontraba con su esposa, hija y yerno a bordo de su vehículo Renault Logan color gris y se dirigía hacia la autopista Buenos Aires-La Plata, ya que tenía planeado pasar un día de pesca en familia.

En ese momento, según los pesquisas, un Chevrolet Corsa color gris con al menos cinco delincuentes a bordo los interceptó.

De ese vehículo descendieron dos hombres, uno de ellos armado, quienes se dirigieron hacia la mujer con intenciones de sustraerle sus pertenencias.

Kuciukas, al advertir el hecho, bajó de su auto e intentó desenfundar su arma reglamentaria.

Frente a la mirada de la familia, el delincuente armado le disparó al menos tres veces y uno de balazos impactó en el pecho del oficial, quien cayó tendido en el lugar, dijeron los voceros.

Rápidamente los delincuentes le sacaron el arma a la víctima y huyeron del lugar sin llevarse el vehículo ni otras pertenencias, agregaron las fuentes.

Con la ayuda de un vecino y de un patrullero de la comisaría 6ta de Avellaneda, el policía fue trasladado al Hospital Presidente Perón de esa localidad, pero arribó ya sin vida.

Todo el episodio quedó registrado en una cámara de seguridad privada, cuyas imágenes fueron analizadas por los investigadores y permitieron identificar a los asaltantes, tres de los cuales permanecen prófugos.

Los detenidos quedaron a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción 3 del departamento judicial Avellaneda- Lanús, a cargo del fiscal Elbio Laborde. (Télam)