Cuatro hombres acusados de ofrecer a la venta placas de video por redes sociales a un precio inferior al de mercado, para luego asaltar a mano armada a los clientes con los que pactaba la entrega, fueron detenidos tras una persecución policial que comenzó en el barrio porteño de Villa Urquiza y concluyó en Villa Pueyrredón, informaron hoy fuentes de la fuerza.

La investigación comenzó en febrero pasado a raíz de una denuncia realizada en la Fiscalía del Distrito Saavedra-Núñez, a cargo de José María Campagnoli, en la cual la víctima señaló que un grupo de delincuentes le había robado durante una supuesta entrega de placas de video que se vendían por la red social Instagram.

Voceros policiales informaron que la mujer fue sorprendida por cuatro delincuentes, que la apuntaron con armas de fuego y le robaron 5.000 dólares que había llevado para adquirir el hardware.

Efectivos de la División Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad comenzaron la investigación y determinaron que habían ocurrido otros hechos similares en los barrios de Saavedra y Villa Pueyrredón, con víctimas que adquirían placas de video por redes sociales a un precio inferior al de mercado.

Se trata de placas cuya comercialización creció en los últimos años, ya que son utilizadas por las máquinas que se dedican a minar criptomonedas.

De esta manera, los pesquisas detectaron al menos siete maniobras de la misma banda con el mismo modus operandi; es decir, publicar las placas a un precio más bajo del normal para atraer clientes, pactar la venta y asaltar a mano armada a los compradores al momento de la supuesta entrega del producto.

Asimismo, todos los lugares pactados para la entrega eran en la zona de la Comuna 12, en cercanías de avenida General Paz, para tener una vía rápida de escape, informaron fuentes policiales.

Luego de captar los perfiles que ofrecían el hardware, el juez interviniente autorizó una compra controlada para detener a los asaltantes al momento de la presunta entrega.

Por este motivo, ayer los agentes montaron un operativo cerrojo en el barrio de Villa Urquiza, en inmediaciones de la dirección pactada.

Los cuatro ladrones llegaron al lugar en un automóvil Peugeot 307 de color bordó y uno de ellos bajó para acercarse al supuesto comprador, que era un policía vestido de civil.

En ese momento, efectivos que estaban escondidos irrumpieron en la escena y le dieron la voz de “alto” al delincuente, que subió al vehículo y se dio a la fuga junto a sus cómplices, añadieron los informantes.

Así se inició una persecución que culminó en la esquina de avenida Nazca y Larsen, en Villa Pueyrredón, y los policías lograron detener a los cuatro asaltantes, uno de los cuales descartó un arma de fuego que luego fue encontrada por un vecino.

Los detenidos quedaron a disposición de la Justicia y se secuestraron tanto el auto como los teléfonos celulares de los acusados.

Por último, se allanaron cinco domicilios vinculados a los imputados y se decomisaron dólares y elementos de interés para la causa.

(Télam)