Cinco personas fueron detenidas en las últimas horas acusadas de participar en el crimen de una mujer durante una "entradera" hace 10 días en el partido de Merlo, y los investigadores secuestraron un auto, armas y el teléfono celular que pertenecía a la víctima, informaron hoy fuentes policiales.

Las detenciones fueron realizadas por personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón durante una serie de allanamientos realizados en distintas localidades del oeste del conurbano, y los sospechosos fueron identificados a raíz del análisis de cámaras de seguridad y la declaración de testigos.

Fuentes policiales aseguraron que los detenidos fueron Jonathan Sergio Casas, Leandro Emanuel Concha, María Graciela González, Lautaro Vizcarra Carrió y José Ignacio Carrió, quienes serán indagados en las próximas horas por la Justicia.

Según los investigadores, se cree que dos de estos cinco detenidos estuvieron presentes en el momento del crimen; otro fue identificado como la persona que abandonó el auto en el que viajaban los delincuentes; y una mujer que tenia en su poder el celular de la víctima.

El restante de los apresados quedó a disposición de la Justicia porque al momento de los allanamientos se le secuestraron armas de guerra.

Durante los procedimientos los efectivos secuestraron un auto marca Volkswagen Suran, una pistola Bersa Thunder calibre 9mm, una escopeta calibre 12/70 con municiones, un rifle de aire comprimido, un revólver calibre 32 con cartuchos, una pistola calibre .45 con cartuchos y un celular marca LG perteneciente a la víctima.

El hecho que se les imputa a los detenidos ocurrió alrededor de las 6 del lunes 8 de febrero en una vivienda situada en calles Koch y Cerviño, en Merlo, donde residía Carmen López de Vargas.

Según las fuentes, todo comenzó cuando el hijo de la mujer regresaba del trabajo a casa de sus padres y cuando se disponía a ingresar a la misma fue abordado por cuatro delincuentes con fines de robo.

Los asaltantes irrumpieron luego en el interior del domicilio donde también redujeron a los dueños de casa, a quienes maniataron con precintos, golpearon y amenazaron de muerte, dijeron los informantes.

En un primer momento, los pesquisas creyeron que la víctima, Carmen López de Vargas (62), que tenía problemas cardiacos, había fallecido de un infarto como consecuencia del hecho violento que había padecido junto a su familia.

Con los resultados de la autopsia, los investigadores determinaron que la mujer murió por sofocamiento, lo que que ocasionó una asfixia y produjo un paro cardiorrespiratorio traumático.

En base a la prueba producida, la calificación de la causa pasó de ser un hecho investigado como “homicidio en ocasión de robo” a “homicidio criminis causa en concurso con el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego”, precisaron fuentes judiciales.

En la causa interviene el fiscal Fernando Siguier Rodríguez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Morón. (Télam)